Seseña, un año después

La localidad toledana de Seseña./
La localidad toledana de Seseña.

Así ha superado la localidad el incendio del vertedero de neumáticos

J.V. MUÑOZ-LACUNA toledo

Este sábado se cumple un año del incendio del cementerio ilegal de neumáticos de Seseña (Toledo), el más grande de Europa pues albergaba entre 70.000 y 100.000 toneladas de ruedas que ardieron durante casi un mes -sólo se salvaron de la quema 12.000 toneladas- provocando problemas de contaminación en la zona y generando una gran columna de humo que era visible desde las provincias de Madrid y Toledo.

Un año más tarde, los vecinos del barrio de 'El Quiñón', la famosa urbanización construida por Francisco Hernando 'el Pocero' en plena burbuja inmobiliaria, respiran tranquilos después de haber visto desde sus pisos cómo se consumían los neumáticos entre las llamas a escasos 500 metros de sus viviendas. Doce meses después de aquel suceso, la parcela donde el vertedero había crecido sin control durante las dos últimas décadas ya está completamente limpia de ruedas y de otros elementos de los neumáticos como alambres y cenizas.

Todo ello ha sido trasladado en camiones a lo largo de varios meses hasta centros especializados en el tratamiento y reciclaje de este tipo de materiales. La gestión del incendio y posterior retirada de los residuos ha sido ejemplar y todo un modelo de colaboración entre las distintas administraciones, apunta el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, quien reconoce que aún quedan en esta región unos 20 vertederos ilegales de neumáticos aunque no del espectacular tamaño del de Seseña.

Lo que se plantea ahora es qué hacer con estos terrenos. El Ayuntamiento de Seseña, gobernado por el popular Carlos Velázquez, ha sugerido desde el primer momento convertir la parcela en un parque para el ocio y el esparcimiento.

Sin detenidos

Otra duda, más importante, que sigue sin resolverse es quién o quiénes estuvieron detrás de este incendio que fue intencionado, según las investigaciones de la Guardia Civil. La causa penal continúa abierta en un juzgado de Valdemoro (Madrid), que todavía no ha levantado el secreto de sumario pues las pesquisas policiales no se han cerrado. La Guardia Civil investigó en su día la sospechosa presencia de un coche por la zona en las horas previas al fuego y se ordenó a varias compañías telefónicas identificar los números de teléfono móvil que realizaron llamadas o enviaron mensajes en el entorno del vertedero en la noche del suceso y en los dos días anteriores.

También sigue pendiente que la comisión de investigación sobre este macrovertedero que se creó en las Cortes de Castilla-La Mancha se reúna por primera vez para depurar responsabilidades. Y es que el cementerio de neumáticos creció de forma desmesurada desde los años 90 sin que las administraciones supieran o pudieran frenarlo. La consecuencia fue una auténtica montaña de ruedas que comenzó a arder el 13 de mayo de 2016 liberando en el aire sustancias contaminantes y cancerígenas como el benzopireno mientras en la superficie ardían los neumáticos a una temperatura de 800 grados centígrados.

Un año después, el Ayuntamiento de Seseña ha convocado a los vecinos este sábado a un acto de reconocimiento en el parque de 'El Quiñón' para los bomberos, ciudadanos, empresas e instituciones que colaboraron en la gestión de la emergencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos