Miles de personas arropan a la Pollinica en su procesión extraordinaria

El trono con la imagen de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén en la calle Císter. /Eduardo Nieto
El trono con la imagen de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén en la calle Císter. / Eduardo Nieto

La imagen, que cumple 75 años, recorrió las calles del Centro durante seis horas, acompañada por la agrupación musical de la Pasión de Linares

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Como si de un Domingo de Ramos se tratara, miles de personas arroparon ayer la procesión extraordinaria de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén, titular de la Cofradía de la Pollinica, por las calles del Centro de Málaga, con motivo del 75° aniversario de su bendición. Sobre el trono de la Virgen del Traspaso y Soledad de Viñeros, flanqueado por los faroles del Nazareno de Salutación, la imagen que tallara el escultor cordobés Juan Martínez Cerrillo recorrió el corazón de la ciudad a los sones de la agrupación musical de Linares, uno de los conjuntos musicales punteros en su estilo. El aplazamiento de esta salida especial a la mañana del domingo, por el riesgo de lluvia del pasado sábado, no restó público a la cita con la imagen, que se paseó durante seis horas.

Pasadas las once y media de la mañana, sin que aún se hubiera abierto la puerta de la casa hermandad del Sepulcro, en la calle Alcazabilla, el trono fue levantado por vez primera dentro del salón de tronos por la concejala de Fiestas, Teresa Porras, en representación del alcalde, Francisco de la Torre, que ayer se encontraba de viaje en Melilla. Al mismo tiempo, la agrupación de la Pasión de Linares, que se estrenó detrás de un trono en Málaga, interpretó la marcha 'A la memoria de un amigo', compuesta por Nicolás Barbero Rivas y dedicada a uno de los fundadores de esta formación musical que falleció. El trono se meció en el interior de la casa hermandad hasta que finalizó esta marcha de corte fúnebre y posteriormente salió, a las doce menos cuarto de la mañana, a los sones de la Marcha Real, tras los toques de campana del hermano mayor, José Luis Vizcaíno, vestido de chaqué al igual que el resto de directivos de la Pollinica.

Numeroso público se concentró para ver la procesión junto a la Catedral, punto en el que el obispo, Jesús Catalá –que previamente celebró una misa en la parroquia del Buen Pastor por los 25 años del Cristo de la Crucifixión–, acudió a compartir unos momentos con los cofrades pollinicos, junto con el presidente de la Agrupación de Cofradías,Pablo Atencia.

El estandarte del Cristo y el guión formaron parte de un cortejo compuesto por un buen número de hermanos con cirios. Precedieron al trono un total de 12 acólitos con ciriales de los que cuatro eran de la Pollinica y el resto, de cada una de las cofradías restantes del Domingo de Ramos.

La imagen del Señor, recientemente restaurada por el imaginero cordobés Antonio Bernal, figuró sobre un gran monte de claveles rojos. La talla estrenó una cinturilla y un manteo bordado en oro sobre moaré verde por el taller del artesano malagueño Sebastián Marchante, autor asimismo de la túnica que lució. Los portadores del trono, que participaron en dos turnos, llevaron nuevas túnicas de color morado con el logo del 75° aniversario del Señor impreso en el pecho. Pasadas las cinco y media de la tarde finalizó una procesión que ha quedado para los anales de las cofradías.

Asimismo, ayer salió en rosario de la aurora la Virgen del Gran Poder, de la Cofradía de la Misericordia, y por la tarde, la romería de la Virgen de la Alegría regresó a la parroquia de la Divina Pastora, enCapuchinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos