Pablo Atencia: «Hemos tomado nota de las propuestas recibidas para mejorar el recorrido oficial»

Pablo Atencia hace un balance positivo de la Semana Santa de 2019. /Ñito Salas
Pablo Atencia hace un balance positivo de la Semana Santa de 2019. / Ñito Salas

Satisfecho por el cambio, el presidente de la Agrupación de Cofradías asegura que «todas las incidencias son subsanables» y agradece «a todos su comprensión»

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La Semana Santa de 2019 será recordada como la del cambio del recorrido oficial. En esta entrevista, el presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia, expresa su satisfacción por cómo se ha desarrollado la Semana Mayor y asegura que han tomado nota de las propuestas y recomendaciones recibidas para la mejora del recorrido oficial. Atencia, que pide disculpas por las molestias habidas, señala que todas las incidencias registradas son subsanables.

En lo personal, ¿ha sido esta la peor Semana Santa de su vida?

–No. Ha sido una Semana Santa muy intensa. Éramos conscientes de la dificultad de la puesta en marcha del proyecto del nuevo recorrido oficial. Nos sentimos muy satisfechos; las cosas han discurrido como estaban previstas. Estamos muy agradecidos a Málaga, porque ha sabido estar a la altura. La inmensa mayoría de la ciudad nos ha apoyado. Somos conscientes de que ha habido molestias; lo sentimos y pedimos disculpas; hemos tomado nota y lo tendremos en cuenta para resolverlo.

A su juicio, ¿qué es lo más positivo del nuevo recorrido?

–Sobre todo, el discurrir de las hermandades. Se han cumplido casi todos los horarios, no ha habido nada importante que destacar en ese aspecto. Desde el punto de vista cofrade, la satisfacción es grande. Todo lo que ha girado en torno al nuevo recorrido ha hecho que esos asuntos positivos pasaran a un segundo plano. Es entendible, porque ha sido el año del cambio; es un hecho novedoso del que se ha hablado mucho.

Por contra, ¿qué es lo que ha visto peor estos días?

–Evidentemente, ha habido incidencias, pero a medida que han ido pasando los días se han ido subsanando y ha bajado el grado de incidencias. La gente se ha ido adaptando a las circunstancias. Las personas, en general, han podido moverse bastante bien, pero es normal que haya habido desconcierto por las cosas nuevas. Con datos objetivos encima de la mesa, de las fuerzas de orden público, la movilidad ha sido buena, mejor que la de otros años.

–¿Es mejorable este recorrido oficial cara al futuro?

–Sí, claro, claro. Nosotros teníamos como objetivo implementar el proyecto. No ha existido debate sobre el recorrido, sino sobre diferentes incidencias que se han ido dando y que son subsanables. Hay muchísimos aspectos que mejorar. Hemos tomado nota de todas las incidencias que ha habido, así como de las recomendaciones y propuestas que se nos han hecho. Tenemos un año para mejorar el recorrido. La Semana Santa es viva y todo es mejorable.

El blindaje del itinerario común ha levantado muchas críticas, sobre todo por la dificultad de cruzar por algunas zonas.

–Uno de los motivos principales del cambio del recorrido ha sido por tener más seguridad. Por eso, desde las fuerzas de orden público y Protección Civil se han tomado una serie de medidas adicionales para facilitar una posible evacuación de personas. Eso hizo que los puntos de acceso al recorrido oficial se retrajeran y hubiese unos espacios de separación. Cuando detectamos que se producían algunos tapones dimos orden a los vigilantes para que se abriese el acceso a los pasillos; se les dio la instrucción de que fuesen más permisivos y hubiese un mayor tránsito de gente. Incluso a las cofradías se les advirtió de que en cualquier momento podían transitar las personas. Este año ha habido más vigilantes. Para algunos ha sido su primer año y deben rodarse.

Las vallas, el aforamiento de ciertas calles y la falta de luz en la plaza de la Marina y Molina Lario han generado polémica.

–La calle Larios siempre ha estado aforada, salvo para los abonados, para evitar aglomeraciones. No ha sido nada nuevo, aunque es cierto que los pasillos se han retraído por los motivos comentados antes. Respecto a luz, éramos conscientes de que hasta que se pusiera en marcha el proyecto habría elementos que no se iban a detectar. Conforme que se han visto se ha tomado nota. En la Acera de la Marina se colocaron las luces de inmediato; en las tribunas móviles de Molina Lario era más difícil la instalación eléctrica. También hay que tener en cuenta que hemos coincidido con las obras de la Alameda. Insisto en que todas son incidencias subsanables. En cuanto a la implementación del nuevo recorrido, que era lo importante, hemos visto que no hay un gran debate. La gente se ha ido adaptando a las circunstancias nuevas y se han descubierto nuevos espacios y entornos.

–¿Cómo se afrontó la coordinación de las cofradías Miércoles y Jueves Santos por el tema de la lluvia?

–La comisión de horarios e itinerarios, que ha hecho un magnífico trabajo, ha estado siempre coordinada con los hermanos mayores y los jefes de procesión. En todo momento, ha habido interés de ayudarse unos a otros. Es una pena que cinco cofradías no hayan podido salir.

–¿Qué quiere decir para acabar?

–Quiero darle las gracias a la ciudad, a las administraciones, a los cofrades, a los malagueños y a los visitantes, porque se han comportado muy bien. Gracias por su comprensión.