El nuevo recorrido oficial obligará a reducir terrazas en Semana Santa

Protección Civil y Vía Pública analizan la evacuación del recorrido./SUR
Protección Civil y Vía Pública analizan la evacuación del recorrido. / SUR

El área de Vía Pública ultima un estudio de las mesas que podrían permanecer en calles que tengan al menos cuatro metros de anchura

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Los departamentos municipales de Seguridad y Vía Pública trabajan en estos días para ultimar los estudios e informes sobre la aplicación de un nuevo recorrido oficial para las procesiones de la Semana Santa que, a 53 días del Domingo de Ramos, todavía carece de los permisos definitivos del Ayuntamiento. Según las averiguaciones realizadas por este periódico, el análisis de los técnicos municipales se centra esta semana en las calles peatonales del Centro Histórico que deberán ejercer como vías de evacuación del nuevo itinerario común de las procesiones, que arrancará en el lateral sur de la plaza de la Constitución para seguir por Larios,Martínez, Atarazanas, Torregorda, Alameda Principal, plaza de la Marina y Molina Lario, para acabar al pie de la torre inacabada de la Catedral.

La concejala de Vía Pública, Elisa Pérez de Siles, explicó que, inicialmente, los técnicos de Protección Civil plantearon la posibilidad de suprimir todas las terrazas de negocios de hostelería, a partir de las cinco de la tarde de los días de procesiones, en unas trescientas calles peatonales, para garantizar la evacuación. Sin embargo, ante el notable perjuicio que ello podría ocasionar a los negocios de hostelería del Centro, se ha optado por revisar una a una estas vías para estudiar si puede ser compatible la permanencia de las terrazas con el espacio necesario para la evacuación de personas. «Estamos analizando caso por caso, de una forma más flexible, para procurar hacer compatibles las mesas con las necesidades de las vías de evacuación», expuso Pérez de Siles, quien admitió que únicamente será posible mantener algunas mesas o expositores de determinados comercios en las calles que tengan al menos unos cuatro metros de anchura. En las de una anchura inferior no sería posible en principio, aunque todo depende de lo que finalmente determine al respecto el departamento de Protección Civil.

Por su parte, el concejal de Seguridad,Mario Cortés, admitió que el equipo de gobierno local está procurando que sean las menos las terrazas que haya que retirar. «Estamos intentando que sean las mínimas», afirmó, al tiempo que aclaró que habrá vías perpendiculares al recorrido oficial que serán de acceso restringido –únicamente para los abonados de las sillas–, que podrían facilitar la evacuación de una forma más organizada. Así, por ejemplo, cada sector de sillas de la calle Larios podría asociarse a una de estas vías de evacuación, para un determinado número de personas, en función de su anchura.