Málaga se convierte hoy en el epicentro cofrade con la magna de la Victoria

Besamanos, ayer tarde, en los Santos Mártires. /Eduardo Nieto
Besamanos, ayer tarde, en los Santos Mártires. / Eduardo Nieto

Las diez imágenes coronadas de la ciudad recorrerán el Centro para honrar a la patrona, en una jornada en la que se prevén miles de personas en las calles

ÁNGEL ESCALERA y ANTONIO M. ROMEROMálaga

En el día en que la iglesia católica celebra la festividad de San Felipe Neri, Málaga se convierte este sábado en el epicentro cofrade español con la celebración de la procesión magna mariana protagonizada por las diez Vírgenes de pasión y gloria de la ciudad coronadas canónicamente, para conmemorar la doble efeméride que desde el pasado diciembre viene celebrando la Virgen de la Victoria: el 150º. aniversario desde que el papa Pío IX atendió la petición del entonces obispo malagueño Juan Nepomuceno Cascallana para que fuera nombrada patrona de la diócesis, y el 75º. aniversario desde que el pueblo malacitano coronó a la Virgen, traída por los Reyes Católicos en el siglo XV, en un acto multitudinario en la plaza del General Torrijos. Una salida extraordinaria que es el principal acto cofrade del año y un hito histórico.

Está previsto que miles de personas, un buen número de ellas llegadas desde distintos puntos de Andalucía y de otras provincias españolas en viajes organizados o de forma particular, llenen las calles del Centro para ver a las Vírgenes de la Victoria, Soledad de Mena, Dolores del Puente, Carmen, Rocío, María Auxiliadora, Amargura (Zamarrilla), Trinidad, Esperanza y Dolores. Todas ellas saldrán en sus tronos procesionales, excepto el Carmen, que lo hará en el de la Reina de los Cielos, ofreciendo una estampa inédita al procesionar por vez primera en su historia bajo palio.

El centro de la magna mariana será el atrio principal de la Catedral, donde se montará un altar efímero presidido por Santa María de la Victoria –se colocará sobre la carroza en la que cada año procesiona el Corpus Cristi–. La imagen estará acompañada por el obispo de la diócesis, Jesús Catala; el cabildo catedralicio y el clero. Por delante de la Victoria pasarán las nueve restantes imágenes coronadas en el orden mencionado.

Todas las hermandades seguirán el mismo guion del acto. El conductor del mismo, Rubén Camacho, anunciará la llegada del cortejo; sonará música clásica; se leerá un texto bíblico vinculado a cada una de las advocaciones; se volverá a interpretar una pieza clásica; se harán las peticiones e invocaciones; habrá una nueva pieza musical para acompañar la colocación del trono en el centro de la plaza del Obispo; se concluirá con una oración colecta; y a su finalización la banda de música que acompaña el trono interpretará una marcha para la salida de la plaza.

Música clásica

La música clásica será interpretada por los organistas Adalberto Martínez, Juan Manuel Montiel, Raúl Bonilla, Marta Márquez, Víctor Martín y Miguel Ángel Garrido; las sopranos Claudia Teruel, Andrea Palomo y Lourdes Benítez y el tenor Luis Pacceti; la parte instrumental corresponderá al oboe de Samuel Guarino y la trompa de Cayetano Granados; así como por el coro Scala Coeli de Alfarnate, el coro Magnun Misteryum de Estepona, el coro de antiguos alumnos de San Estanislao de Kostka, la escolanía de San Estanislao de Kostka y la escolanía Pueri Cantores de Jesús Nazareno de Almogía.

Una vez que pase la última Virgen, habrá un rezo comunitario de la oración a la Victoria y el obispo impartirá la bendición a los presentes antes de que la Patrona vuelva a entrar en la Catedral.

Las vísperas se vivieron con intensidad en los templos con unos concurridos besamanos

La Victoria presidirá los actos desde un altar efímero en el atrio principal de la Catedral

Al acto en la plaza del Obispo están invitadas las autoridades locales, civiles, militares y judiciales; las hermandades de las coronadas participantes; la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de la capital y la Agrupación de Hermandades de Gloria de Málaga; las agrupaciones de la diócesis; las coronadas de la diócesis; las agrupaciones de cofradías de las capitales de Andalucía y las Patronas de esas capitales.

La Virgen de la Victoria ocupará su lugar en el atrio del primer templo de la diócesis tras haber salido de la Catedral y discurrir su cortejo, en el que irán las autoridades religiosas y civiles, por el Centro y tras pasar por el recorrido común. Un itinerario al que los tronos procedentes de los barrios del Perchel, la Victoria, la Trinidad y Capuchinos accederán desde calle Martínez para pasar por la rotonda del Marqués de Larios, plaza de la Marina, Molina Lario, Cortina del Muelle, plaza de la Aduana, Císter, San Agustín, Duque de la Victoria, plaza del Siglo y Molina Lario para llegar a la plaza del Obispo donde se realizará el acto. A lo largo del mismo, se han instalado 6.100 sillas. Tras el acto discurrirán por Strachan, Larios y plaza de la Constitución y desde ahí, por el camino más corto, se dirigirán a sus templos o casas hermandad.

Para darle una mayor uniformidad a los cortejos que participan en el desfile, todos tendrán la misma composición: cruz alzada escoltada por dos ciriales; cincuenta parejas de hermanos con cirios por secciones y entre ellos se situarán el estandarte de coronación, el sine labe concepta o insignia similar de cada cofradía, el estandarte de la Virgen y el guion corporativo; seis miembros de elección directa de la junta de gobierno formarán la presidencia; los acólitos y ciriales; el trono y la banda de música.

Con motivo de esta magna procesión mariana, algunas calles del Centro de la capital, al igual que la fachada de la Catedral, han sido adornadas con banderolas y reposteros, con los nombres de las diez imágenes coronadas y el anagrama diseñado para la ocasión por Curro Claros. Asimismo, los templos y casas de hermandad de las Vírgenes participantes se han engalanado para esta ocasión especial.

El nuncio apostólico Gaetano Cicognani en el momento de coronar a la Victoria en 1943.
El nuncio apostólico Gaetano Cicognani en el momento de coronar a la Victoria en 1943. / SUR

La víspera de este gran acontecimiento se vivió con intensidad ayer en 36 parroquias, capillas y templos de los distintos barrios de la ciudad, donde sesenta vírgenes estuvieron a lo largo de la jornada en besamanos –algunas también lo estarán en la mañana de hoy–, que fueron muy concurridos por cientos de fieles devotos. En la Catedral, por segundo día consecutivo y después de veinticinco años, la Virgen de la Victoria estuvo en besamanos en la capilla de la Encarnacióna, ante la que se formaron largas colas.

También te interesa

 

Fotos

Vídeos