Dimite en bloque la junta de gobierno de la Cofradía de Viñeros

Dimite en bloque la junta de gobierno de la Cofradía de Viñeros

El futuro de la hermandad queda en manos de las directrices que marque el Obispado

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Como estaba previsto, la junta de gobierno de la Cofradía de Viñeros de Málaga ha dimitido en bloque una vez pasada la Semana Santa ya que su permanencia al frente de la hermandad se mantuvo únicamente para preparar la salida procesional del Jueves Santo después de que el hasta ahora hermano mayor, Leopoldo Guerrero, presentara su dimisión el pasado 18 de febrero a raíz del conflicto interno suscitado entre miembros de la directiva y anteriores responsables de la misma.

A partir de esta dimisión en bloque de la junta, el futuro de la cofradía queda pendiente de las directrices que se marquen desde el Obispado, que podría ordenar la convocatoria de elecciones o intervenir el gobierno de la corporación.

La junta saliente ha emitido un comunicado en el que se explica que el detonante del conflicto fue la aprobación en cabildo de hermanos de que la salida procesional se efectúe en años venideros desde el interior de la parroquia de los Santos Mártires a la que pertenece el templo de Santa Catalina, sede de Viñeros. «Se empiezan a recibir presiones y acusaciones, principalmente del consejo de la hermandad, encabezadas por dos ex hermanos mayores, los cuales abanderan una carga, unas acusaciones, un intento de división a la comisión permanente, abordando en solitario a nuestro hermano mayor y acusando a una parte de la permanente, siendo un intento de presionar para ellos, el hecho de convocar a un grupo de 30 hermanos, no siendo válido el cabildo, sino los designados por ellos, para marcar la línea que consideran que debe seguir la hermandad«, relata el comunicado.

«A modo de resumen, nos encontramos atados de pies y manos, secuestrados ideológicamente y operativamente, al considerarse abanderados de un grupo de hermanos», añade la nota difundida por Viñeros, que llega a referirse a una situación de «persecución, presiones, acusaciones y demás, a nuestras propias familias, vida laboral, y estabilidad personal». «Todos estos hechos conllevan la dimisión de nuestro hermano mayor, quedando la junta de gobierno descabezada y adquiriendo con el Obispado y con la hermandad el compromiso de sacar adelante la estación de penitencia del Jueves Santo. Este ha sido, desde ese día, el único objetivo de esta junta de gobierno», añade el comunicado.