Jueves Santo por todo lo alto en Málaga

El trono de María Santísima de la Paz, titular de la Cofradía de la Sagrada Cena, en la calle Fajardo./
El trono de María Santísima de la Paz, titular de la Cofradía de la Sagrada Cena, en la calle Fajardo.

La ciudad vibra en un día lleno de tradición con las procesiones de ocho cofradías

ANTONIO M. ROMERO

Esperanza. El romero se repartió a mano y la Virgen lució nuevo exorno floral, por Antonio M. Romero

Un año más, el romero volvió a alfombrar las calles para el desfile del Nazareno del Paso y la Virgen de la Esperanza. Este año, como novedad, no hubo camión abriendo el cortejo sino que se puso en marcha un nuevo sistema de reparto a mano a través de acólitos situados junto a los estandartes del Cristo y la Dolorosa. Fueron unos 3.500 kilos de romero los que perfumaron la noche del Jueves Santo.

La Virgen llevó un nuevo exorno floral donde además de las azucenas blancas fueron jacintos y rosas de pitiminí, mientras que el Nazareno fue sobre un monte de claveles rojos con la túnica bordada y la cruz de madera y carey.

El exhermano mayor Manuel Narváez dio los primeros toques de campana en el Nazareno, mientras que en la Virgen fue el general de división Antonio Budiño, del Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra. Budiño encabezó la representación de esta unidad, hermano mayor honorario de la archicofradía desde 1943, formada por diecisiete jefes, oficiales y suboficiales y que fueron tras el trono del Señor.

Mena. Tres cuartos de siglo de la imagen del Cristo de la Buena Muerte de Palma Burgos, por Antonio M. Romero

Antonio de la Morena se estrenó como hermano mayor en un Jueves Santo en un año especial para la Congregación de Mena ya que se cumplen 75 años de la bendición de la imagen del Cristo de la Buena Muerte tallado por Palma Burgos. Los primeros toques de campana los dio el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde.

Como es tradicional fue acompañado por algo más de 200 legionarios (Compañía de honores, banda de guerra, banda de música, comisiones, representaciones, escuadras de gastadores y guiones) en esta ocasión del Tercio don Juan de Austria III con sede en Almería, encabezados por el general de La Brigada de La Legión, Juan Jesús Martín Cabrero.

La Virgen de la Soledad, a la que acompañó una representación de la Marina, salió por primera vez en Jueves Santo coronada canónicamente y donde debutó como mayordomo Elena Bueno.

Cena. Una procesión para escribir la historia con letras de oro y para pedir por la paz, por Ángel Escalera

La emoción embargó a José Carlos Rojas, teniente hermano mayor y capataz de la Cena, cuando los portadores del Señor y de la Virgen le tributaron una ovación dentro de la casa hermandad al cumplir ayer 25 años como capataz. El Señor de la Cena, tras el himno nacional, comenzó su recorrido a los sones de la marcha En la Cena del Señor, regalada por José Carlos Rojas e interpretada por la agrupación musical la Redención de Córdoba. La procesión de ayer fue especial para la Cena, como comentó su hermano mayor, Rafael López Taza. «Vamos a hacer historia y a escribirla con letras de oro», dijo en referencia a que la cofradía alargó su recorrida hora y media y llegó hasta la plaza de la Merced. López Taza se encomendó a la Virgen de la Paz para que haya paz en el mundo y cesen los atentados. «Todos somos hermanos independientemente de la religión que tengamos. Este Jueves Santo quedará grabado para siempre en nuestro corazón», afirmó. El cortejo, en vez de salir por Puerta Nueva, lo hizo por Compañía, Fajardo y Fernán González para entrar en la plaza de Enrique García-Herrera (Camas). El trono del Señor lució en las esquinas cuatro esculturas con personajes del Antiguo Testamento y en el exorno floral se representó la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Los hombres de ambos tronos se esforzaron al máximo para que la Cena y la Paz fuesen muy bien llevados, pese al aumento del recorrido.

Viñeros. La llave del sagrario, en la mano del Señor de Carretería. Por Ángel Escalera

El director espiritual de Viñeros y párroco de los Mártires, Felipe Reina, entregó la llave del sagrario de la iglesia de Santa Catalina, al hermano mayor, Leopoldo Guerrero, para que fuese situada en la mano derecha del Señor de Carretería. Los nazarenos del cortejo salieron del citado templo y, tras ir por las calles Gigantes y Cobertizo Malaver, accedieron a la plaza de Viñeros para ver a las imágenes en sus tronos. La Virgen del Traspaso y Soledad lució un bello exorno floral con orquídeas y calas.

Misericordia. Sabor a cofradía de barrio y a tradición malagueña

La Hermandad de Jesús de la Misericordia y la Virgen del Gran Poder volvieron a llevar al Centro de la ciudad el sabor cofrade del barrio del Perchel y una manera de procesionar que hunde sus raíces en las tradiciones malagueñas más arraigadas.

Soberbio fue el paso del Chiquito y la Dolorosa por la calle Ancha del Carmen. El Señor fue sobre un trono exornado con claveles sangre de toro, mientras que en la Virgen fueron claveles blancos.

La representación del Ejército del Aire estuvo encabezada por general de división José María Salom, jefe del mando aéreo, el general Ángel Moreno Josa y el coronel de la base aérea de Málaga, Jesús Canales.

José María Flores, hermano mayor de la cofradía, fue como hermano de vela en la sección del Chiquito y fue el encargado de pedir la venia en la tribuna oficial.

Mena. Cospedal preside un multitudinario traslado del Cristo de la Buena Muerte. Por Antonio M. Romero

La minitra de Defensa, Dolores de Cospedal, presidió ayer el tradicional traslado del Cristo de la Buena Muerte, de la Congregación de Mena, a hombros de caballeros legionarios desde su capilla en la iglesia de Santo Domingo al trono procesional. Fue un acto multitudinario donde miles de personas, algunas que aguardaron desde la madrugada, llenaron la plaza de fray Alonso de Santo Tomás y todos sus alrededores para presenciar el desfile de La Legión.

Hacía doce años, desde 2005 con José Bono, que un ministro de Defensa del Gobierno, no participaba en este tradicional acto. Cospedal que estuvo acompañada, entre otros, por el titular de Justicia, Rafael Catalá, no quiso hacer declaraciones pero a través del Twitter oficial del Ministerio de Defensa declaró: «La presencia de las Fuerzas Armadas en la Semana Santa da realce y brillantez a actos que forman parte de nuestro acervo cultural». Por la tarde, Cospedal estuvo en la salida de Zamarrilla y Misericordia, donde desfilan representaciones del Arma de Caballería y el Ejército del Aire, y en la tribuna oficial junto al obispo, Jesús Catalá.

Santa Cruz. Una Virgen que recorre las calles con un sudario por compañía. Por Ángel Escalera

La Virgen de los Dolores en su Amparo y Misericordia recorrió las calles con el sudario de su Hijo sobre la cruz. El recogimiento y la austeridad volvieron a ser las características de la procesión que abrió la jornada del Jueves Santo. El trono de la Santa Cruz lució especialmente por calles estrechas como, por ejemplo, la de Arco de la Cabeza, por la que pasó para acceder a la plazuela Virgen de la Penas. El trono llevó un elegante adorno floral de tonalidad morada. Los portadores, con la cara tapada, mantuvieron su anonimato. La procesión hizo estación de penitencia en la Catedral. A su paso por la calle Madre de Dios, el actor Ángel Garó dedicó una poesía a la Virgen.

Zamarrilla. La Virgen de la rosa roja llevó un rosario negro, por Ángel Escalera

Hace dos meses falleció Isabel Blanes, camarera de María Santísima de la Amargura, tras una operación de corazón. Por eso motivo, la Virgen de la rosa roja llevó ayer en la mano un rosario negro. Fue un modo de tener presenta a Isabelita, como era conocida esta hermana y devota de la Virgen de la Amargura. Por otro lado, un nazareno del Santo Suplicio fue en la cabeza de la procesión y otros cuatro hicieron lo propio en la sección del Cristo de los Milagros, que llevó un monte de lirios. El Rey estuvo representado en Zamarrilla por el coronel José María Castaño, inspector del Arma de Caballería. La venia en la plaza de la Constitución la pidió el hermano mayor, Rafael Gallego. La rosa roja se entregó este año a María Luisa Fraga y el nazareno de plata fue para Francisco González García. El historiador y portador del Cristo de los Milagros durante muchos años, José Jiménez Guerrero, regaló por la mañana su archivo histórico a la Cofradía de Zamarrilla.

Viñeros. Una cofradía con una seña de identidad muy definida. Por Ángel Escalera

El Nazareno de Viñeros es una imagen con muchos devotos. Son personas que no faltan a la cita el Jueves Santo para verlo. La Cofradía de Viñeros, con un sello muy característico en la Semana Santa de Málaga, alcanza su momento cumbre con la entrada en la Catedral, donde la venia la pidió ayer el hermano mayor de la cofradía, Leopoldo Guerrero, como antes hizo al paso de la hermandad por la tribuna oficial. En la Catedral, Viñeros hizo estación ante el Santísimo con la liturgia que se recoge en su reglamento de procesión.

Fusionadas. El cortejo de la Vera Cruz puso cierre y contrapunto a la jornada. Por Jesús Hinojosa

El contrapunto a la multitudinaria jornada del Jueves Santo lo puso el cierre con la procesión del Cristo de la Vera Cruz, de las Reales Cofradías Fusionadas. En días previos a la Semana Santa, la corporación obtuvo el plácet para pasar por la calle Panaderos y no tener que dar un rodeo para llegar hasta el inicio del recorrido oficial. La de este silente cortejo fue la última venia solicitada en la tribuna por el hermano mayor, Eduardo Rosell, quien finaliza su mandato en junio y no volverá a aspirar al puesto.