Ibiza también es relajante

Ibiza también es relajante

La isla pitiusa destaca entre los lugares preferidos por los turistas para desconectar

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

La isla de Ibiza mantiene la fama de ser un destino para la fiesta y el desenfreno merced a sus discotecas, turistas jóvenes y playas para el disfrute. Pero también tiene otra cara que conocen hasta los británicos. Según el periódico The Guardian, la isla pitiusa es uno de las 25 lugares del mundo ideales para reponer fuerzas y volver a la casilla de salida.

Las razones que llevan a considerar Ibiza como un lugar en el que también se puede relajar el visitante son sus numerosas opciones de relax. Así, adentrarse en los lugares más recónditos y naturales de la isla a los que no llegan los turistas de fiesta o las opciones de masaje y spa han ganado espacio entre las oportunidades de la isla con diferentes paquetes turísticos. Porque además de luces de neon y pinchadiscos ilustres, el enclave tiene una naturaleza atractiva para disfrutar de la tranquilidad que se completa con las aguas transparentes y cristalinas del Mediterráneo.

De hecho, The Guardian ha explicado a sus lectores que hay varias zonas que son un remanso de paz, confort y tranquilidad para escapar del estrés y desconectar de la rutina. Y la ciudad también es una buena opción para perderse entre sus calles porque el casco antiguo de Eivissa es Patrimonio Mundial gracias a su acrópolis de Dalt Vila. Los visitantes pueden recorrer un enclave por el que pasaron fenicios, cartagineses, romanos, árabes y los conquistadores del Reino de Aragón.

Si Ibiza se queda pequeña, las islas vecinas extienden las posiblidades. Hay calas casi privadas gracias a su ubicación en Formentera que pueden ser visitadas en excursiones. O se puede acceder a la isla principal balear, Mallorca, para navegar o recorrer sus peculiares caminos con eventuales paradas.