Las calles más icónicas de la geografía española

La Carrera del Darro, en Granada. /
La Carrera del Darro, en Granada.

Rincones que con el paso del tiempo se han convertido en iconos de sus respectivas ciudades y que son importantes focos turísticos

ÁLVARO ROMERO

Las calles españolas más bonitas son reflejo de la historia del país, repletas de cultura y arte muchas de ellas se han convertido en iconos de sus respectivas ciudades. Vías que se han permanecido inalteradas al paso del tiempo y que a día de hoy son un recurso turístico más, lugares de visita obligada donde prima el buen ambiente, algunas de ellas repletas de bares, restaurantes y tiendecitas típicas.

Visitarlas supone conocer la arquitectura popular y el estilo de vida de sus gentes. Desde suelos y fachadas empedradas, predominantes en el norte del país y en las zonas de montaña; hasta muros encalados decorados por macetas, más comunes en el sur de la Península Ibérica y zonas costeras. España es un país lleno de contrastes y nada mejor para conocerlo que visitando algunas de sus calles más singulares.

Calle Marqués de Larios, Málaga

La Calle Larios, como se conoce comúnmente entre los vecinos malagueños, se ha convertido en uno de los rincones más visitados de esta bonita ciudad andaluza. Se trata de su vía más importante y transitada, donde se encuentran las tiendas más exclusivas de Málaga y cuyo trayecto une las plazas de la Constitución y de la Marina, muy cerca del puerto.

Marqués de Larios fue inaugurada en agosto de 1897, y a día de hoy su valor arquitectónico y urbano se torna incalculable. El conjunto de edificios y suelos que escoltan y decoran el espacio resulta bello y harmónico. Además, a su importancia comercial se suma la turística, pues allí se dan cita a diario miles de vecinos y visitantes.

Rúa do Franco, Santiago de Compostela

El centro histórico de Santiago de Compostela está plagado de bonitos rincones y callejuelas llenas de encanto. Entre todas ellas merece la pena destacar la Rúa do Franco, una estrecha travesía que parte prácticamente desde el parque de la Alameda y concluye en la archiconocida Plaza del Obradoiro, eje neurálgico de la ciudad y destino final de todo peregrino que recorre el Camino de Santiago.

La Rúa do Franco se muestra ante los ojos del turista como un enclave empedrado, tanto en suelos como en muros que se encuentra repleto de locales de restauración. Bares y restaurantes perfectos para degustar la exquisita gastronomía gallega. Muestra un cuidadoso aspecto medieval y aún conserva gravados en piedra en algunas de sus fachadas.

Rúa do Franco, Santiago de Compostela.
Rúa do Franco, Santiago de Compostela.

Carrera del Darro, Granada

La Carrera del Darro, también conocida como Paseo de los Tristes es, posiblemente, la calle más bonita de Granada, y una de las más bellas y singulares de España. La magia y el romanticismo se apoderan de este trayecto que transcurre paralelo al río Darro, frente a la grandilocuente Alhambra y a los pies del Albaicín, uno de los barrios con más «duende» de la ciudad.

Los suelos de piedra contribuyen a lograr un ambiente y una imagen de otra época, transportando al viajero a tiempos pasados, donde cristianos y musulmanes luchaban por el dominio de Granada. Pintorescos edificios, donde encontrar tiendas de artesanía y suvenires, además de bares de tapas completan la oferta turística y el embrujo de este peculiar enclave.

Calleja de las flores, Córdoba

En pleno barrio de la Judería, cerca de la Mezquita- Catedral de Córdoba, se encuentra la Calleja de las Flores, una de las vías más famosas de la localidad, repleta de tradición y solera. Se muestra ante el visitante estrecha y sinuosa, salvando una leve pendiente en dirección a una pequeña plazoleta donde es posible encontrar diferentes tiendecitas de suvenires y una bonita fuente.

A lo largo del recorrido, fachadas y balcones enrejados se llenan de floridas macetas aportando color y rompiendo con la blanca monotonía. Además, las flores dotan al ambiente de un ligero y agradable aroma que no pasa desapercibido entre los visitantes. Desde el final de la calle es posible contemplar unas bonitas vistas de la torre de la Mezquita- Catedral.

Calleja de las flores, Córdoba.
Calleja de las flores, Córdoba.

Calle Laurel, Logroño

La calle Laurel es, sin duda, la calle más famosa de la ciudad de Logroño, un enclave de renombre entre vecinos y turistas que encuentra su sitio en el centro histórico. No es para menos, el buen ambiente se apodera del lugar gracias, sobre todo, a la enorme concentración de bares y restaurantes que allí hacen acto de presencia. Por ello, la calle Laurel se ha convertido en uno de los epicentros más importantes del tapeo en el norte de España.

Los locales de restauración, que flanquean la estrecha callejuela, exponen una variada y deliciosa oferta gastronómica; tapas, raciones y platos maridados a la perfección por los excelentes vinos de la zona. Entre esta vía y las adyacentes se acumulan más de 70 bares, todos ellos con su propia especialidad.