Holanda y sus flores, los mejores sitios para contemplarlas

Holanda y sus flores, los mejores sitios para contemplarlas

Los campos de tulipanes son el mayor espectáculo natural que regala la primavera en los Países Bajos, entre infinidad de aromas y colores

ÁLVARO ROMERO

Los Países Bajos son conocidos en todo el mundo por sus fascinantes campos de bulbos de tulipán, la flor holandesa por excelencia que tiñen de color y embellece las tierras del país. Con el cambio estacional y la llegada de la primavera parte de Holanda se convierte en un gigantesco mar de flores. Tras la temporada de crocus llegan los narcisos y los jacintos, poco después, a finales de abril y principios de mayo los tulipanes toman protagonismo mostrando sus tonos vivos y variados colores.

Cultivados originariamente en el Imperio Otomano, llegaron a Holanda en el siglo XVI. En 1593 se podían contemplan los primeros ejemplares en el jardín botánico de Leiden, a 40 kilómetros de Ámsterdam. La temperatura y el clima de esa parte de Europa ofrecen todo lo que la planta necesita para desarrollarse.

En busca de los tulipanes

A día de hoy se puede disfrutar de extensos campos de tulipanes en diferentes partes de Holanda. El de Keukenhof es el mayor parque floral del mundo, allí se plantan más de siete millones de bulbos cada año. Un verdadero espectáculo para los sentidos, donde diferentes aromas y colores conquistan a los viajeros. En este lugar también se dan cita rosas, narcisos, jacintos, orquídeas, claveles, lirios o azucenas entre otras.

De la misma manera destacan otros campos como Bollenstreek, Noordoostpolder y Kop van Noord- Holland. En Bollenstreek los agricultores de tulipanes cultivan sus cosechas y convierten esos terrenos en un verdadero espectáculo en primavera y verano donde se puede disfrutar observando campos sin fin llenos de colores fantásticos.

Noordoostpolder se sitúa en la región de Flevoland, típica zona de bulbos del país. La primavera es la estación perfecta para disfrutar del paraje ya sea a pie o en bicicleta, visitando granjas y jardines. Además, cada año acoge el Festival del Tulipán, evento donde se organizan diversas actividades relacionadas con el producto.

La región Kop van Noord-Holland es otro de los puntos destacados, lugar ideal para conocer la Holanda real. Cerca de Ámsterdam, esta comarca rural se caracteriza por sus plantaciones de tulipán adornadas por los típicos molinos del país.

El negocio de las flores

Los Países Bajos también son conocidos como el mayor exportador de flores del mundo. La región de Westland y Aalsmeer son el núcleo del comercio internacional del sector, un negocio convertido en pasión y en modo de vida por sus gentes.

Los mercados de flores, bastante frecuentes en el país, son una de las maneras más agradables de conocer la cultura holandesa. Algunos de ellos llevan funcionando desde hace siglos. Un ejemplo peculiar es el del canal de Singel, un mercado flotante situado en Ámsterdam donde el producto se muestra en barcazas. Una estampa tan bella como singular que recuerda épocas pasadas cuando las flores llegaban en barca por los canales.

No hay que olvidar los mercados de Utrecht y de Leeuwarden, dos de los más importantes del mundo y de visita obligada para los turistas que hasta allí se acercan para conocer las costumbres locales.

 

Fotos

Vídeos