La Escapada

Manilva y Casares: la costa (del Sol) más al oeste

Vista de la bahía de Casares desde los alrededores de la Torre de la Sal. /
Vista de la bahía de Casares desde los alrededores de la Torre de la Sal.

Los dos núcleos más occidentales del litoral malagueño, se ofrecen como un destino alternativo en verano

JAVIER ALMELLONESMálaga

Más allá de Estepona también hay Costa del Sol. Entre Manilva -y su pedanía de Sabinillas- y Casares suman casi una decena de kilómetros de un litoral -la mayor parte en territorio manilveño-, a veces más abrupto, pero diferente y alternativo. Eso sí, hay mucho para elegir dentro de esta zona. Desde las playas ecológicas de Manilva, donde tiene su refugio la azucena de mar, hasta los tramos urbanos, con paseo marítimo de San Luis de Sabinillas o la cala apta para el baño de perros en la franja de Piedra Paloma, en Casares Costa -al límite con Estepona-.

Pero, además de playas menos bulliciosas que las de otros destinos de la propia Costa del Sol, entre Manilva y Casares, se puede disfrutar de una oferta de lo más variada en pleno verano. Uno de los alicientes para muchos visitantes potenciales es la existencia de un puerto deportivo, el de La Duquesa, que ofrece la posibilidad de hacer compras o disfrutar de una variada oferta de restauración de calidad.

Con más de trescientos amarres que oscilan entre los 8 y los 20 metros de eslora máxima, esta marina deportiva tiene un gran valor estratégico, ya que está entre los recintos portuarios de Marbella y Estepona y el de Sotogrande, ya en la provincia de Cádiz. Al igual que en otros puertos cercanos, allí se pueden ver en un mismo espacio embarcaciones de recreo y barcos pesqueros que salen diariamente a faenar. El nombre de La Duquesa a esta marina le viene de la antigua fortaleza dieciochesca de la que dista apenas un paseo de cinco minutos a pie. Al igual que otras casas fuertes de la provincia de Málaga, fue mandada a construir durante el reinado de Carlos III para vigilar o preservar el litoral.

También conocido como el Fortín de Sabinillas, por su ubicación junto a ese barrio de Manilva, esta fortaleza se encuentra en muy buen estado de conservación, ya que se le han dado varios usos, como cuartel de los carabineros, como dependencias del Ayuntamiento o incluso como viviendas. Actualmente, alberga al Museo Arqueológico Municipal.

Además de esta fortaleza, en esta franja costera entre Casares y Manilva aguardan dos valiosas torres vigías. Por un lado, casi en el límite con la provincia de Cádiz, se puede ver la torre más occidental de Málaga. Se trata de la atalaya situada en la zona conocida como Punta Chullera, en el territorio de Manilva. Se encuentra muy cerca de la desembocadura del río Guadiaro, con unas vistas privilegiadas del Peñón de Gibraltar. Fue usada hasta el XVIII como parte del sistema de vigilancia. Por otra, en el litoral casareño está la Torre de la Sal, también llamada como la del Salto de la Mora. El origen de su construcción se remonta a la época nazarí, pero no se finalizó hasta el XVI. En ese siglo se la menciona como el «castillo» del Duque de Arcos, del que se sabe que construyó cerca de allí unas salinas, lo que justificaría la principal denominación de esa torre.