Málaga en Verano

Las playas más divertidas de la Costa del Sol

Atracciones creativas/Migue Fernández
Atracciones creativas / Migue Fernández

Cada cual elige su forma de ocio gracias a la amplia oferta que se expande a lo largo de todo su litoral

ALEJANDRO DÍAZMÁLAGA

No todo va a ser rebozarse en crema solar, ir a la tumbona y dejar pasar el día al sol entre baño y baño, que también. El litoral malagueño cuenta con divertidas playas, en las que los más aventureros pueden disfrutar de experiencias tan diferentes como el parapente, los selectos 'beach clubes' o la ya tradicional salida en kayac Burriana, en Nerja.

En las playas de Torre del Mar, el que quiera podrá surcar el litoral desde el cielo junto a un monitor por 80 euros aproximadamente. Existen dos opciones: el parapente y el paramotor. La diferencia es obvia:la segunda está impulsada por un propulsor, pero la verdadera gran diferencia es que es apta para personas con movilidad reducida, ya que el esfuerzo físico es mínimo. Eso sí, es importante asegurarse de que el corazón está preparado para emociones fuertes, como la de pasar 20 minutos volando sobre el mar.

En el otro extremo de la Costa del Sol, Marbella representa una de las localidades que mayor número de actividades ofrece en sus playas y puertos. Una de ellas es el 'flyboard', un deporte no apto para todos los públicos:se trata de volar, literalmente, sobre el mar, gracias a una lancha y un sistema de propulsión de agua que eleva al aventurero a varios metros de altura. Este deporte está cada vez más de moda y es posible practicarlo en más zonas de la Costa del Sol. Pero antes de terminar con Marbella, cómo no hacer mención a los 'beach clubes'. Ubicados a pocos metros de la playa, estos lugares son perfectos para pasar un día en un ambiente festivo, donde la restauración de alta gama, la música de pinchadiscos profesionales, las camas balinesas, las piscinas y los servicios de spa completarán una oferta muy diferente a la del sol y playa de toda la vida. Todo ello, regado con champán y una amplia variedad de coctelería.

Y para quienes busquen algo a medio camino entre el 'beach club' y el merendero tradicional de toda la vida, es recomendable darse un paseo por La Carihuela torremolinense, donde se puede disfrutar desde el chiringuito más tradicional hasta negocios como Playa Miguel, que ofrecen alojamiento, tardes y noches de diversión en un ambiente ibicenco, con actuaciones en directo y una carta variada y siempre modernizada.

SUR

Lo que antes era sólo alquileres de hidropedales se ha ido quedando atrás. Los concesionarios de esta actividad se han visto obligados a invertir en nuevas atracciones más ingeniosas. Pulpos gigantes y muy resbaladizos que giran y giran o toboganes hinchables conviven con los clásicas embarcaciones a pedal o 'la banana'. Son típicos, por ejemplo, de las playas de El Bajondillo, donde también se puede disfrutar de zonas de discotecas, copas, ambiente 'chill out' y menús cerrados a precios más económicos que en lujosos clubes.

Las posibilidades son infinitas:en las playas de Benalmádena y su puerto deportivo se pueden contratar salidas al mar en yates, algo que también va ganando adeptos en toda la Costa del Sol. Estas salidas, muchas veces, incluyen toda una fiesta de discoteca, pero en el mar. También se programan salidas en motos acuáticas y otras embarcaciones para quienes piden adrenalina. Y para los amantes de la tradición, qué decir de las playas de Torrox de la zona de El Peñoncillo. Calitas donde disfrutar de algunos de los mejores merenderos de Málaga a precios populares. Otro clásico del ocio que ya no puede faltar en las playas malagueñas son los cines de verano organizados por el Festival de Málaga en las noches estivales. La provincia cuenta con una oferta compatible con todos los gustos y bolsillos.