Blanca Navidad en Sierra Nevada

La visita de Papá Noel es el primer gran evento navideño/Sierra Nevada
La visita de Papá Noel es el primer gran evento navideño / Sierra Nevada

El dominio granadino disfruta del comienzo de unas fiestas en las que los más pequeños y las familias centran gran parte de la atención

JUANJO GONZALOMADRID

Disfrutar de unas navidades en las que el público infantil y las familias son las protagonistas. Es el principal mensaje con el que la estación de Sierra Nevada lanzaba su programa para unas fiestas que ya casi hace una semana que comenzaron. Lo hicieron en la pista El Río el pasado sábado, en un descenso multitudinario de Papá Noeles -junto a una veintena de acompañantes- que concluía con el recibimiento de una multitud de niños de la estación. Una figura importante en el final de año para cualquier estación que se precie, la de Papá Noel, que desde el día 22 y hasta el 24 recorrió parte del centro invernal disfrutando del Telemark.

La completa programación navideña del dominio granadino va mucho más allá. Habrá talleres infantiles, conciertos en la plaza de Andalucía, durante toda la Navidad se proyectará cine para los más pequeños en la sala del telecabina y la fiesta concluirá con un descenso de los Reyes Magos que ya es toda una tradición.

Papá Noel y sus ayudantes, en la pista El Río
Papá Noel y sus ayudantes, en la pista El Río / Sierra Nevada

Hasta entonces, todavía queda mucha diversión para aquellos que han elegido algunas de las mejores pistas del país en la actualidad. Y es que, a pesar de la situación generalizada, la temporada en Sierra Nevada ha comenzado realmente bien. El centro andaluz cuenta con 80 pistas disponibles para una oferta esquiable de 66 kilómetros y el total del desnivel esquiable -1200 metros-.

En sus trazados, en los que la acumulación de oro blanco alcanza en ocasiones los 150 centímetros, no solo niños y familias están invitados. Hay sitio incluso para aquellos que son amantes del snowboard. Todos ellos podrán acudir a saltar y hacer piruetas por buena parte del Sulayr, ya operativo en este complicado final de 2018 en el que las temperaturas son más altas de lo habitual y las precipitaciones se están resistiendo demasiado.