El transporte en la ciudad

Un autobús sin control ha arrollado nueve vehículos y un todoterreno chocó contra el metro

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Un autobús de la EMT fuera de control ha arrollado a nueve coches, y un todoterreno que no es tan todoterreno ha volcado tras chocar contra el metro, que no es tan metro. El conductor del autobús sufrió un infarto y quedó rígido, apretando el pedal acelerador. El autobús cambió de carril, arrancó varios árboles de sus alcorques y aplastó nueve vehículos. En el autobús viajaban dos médicos que atendieron al conductor y seguramente le salvaron la vida, aunque continúa en estado crítico. Ojalá mejore del todo. El autobús de línea es uno de los grandes lujos que disfrutamos y los dos médicos lo sabían. Pero para lujo que te dé un infarto junto a dos médicos. Qué signo de civilización que dos médicos viajen en un autobús de línea. No hubo atropellados ni otros heridos aparte del conductor. El todoterreno que chocó contra el metro lo hizo donde suelen chocar los coches contra el metro, en el cruce cercano al Hospital Clínico. Como para plantearse alguna solución. Es cierto que los metros suelen ir bajo tierra, y que los cruces más seguros son aquellos con dos niveles, pero un semáforo en rojo es un semáforo en rojo, y hasta ahora en los accidentes de los jueves contra el metro siempre el coche se ha saltado el semáforo. ¿Cómo entendemos un semáforo en rojo? La teoría la sabemos pero bueno, si no viene nadie, o me da tiempo, venga, va. Y a veces pum.

Ante un colegio cercano a mi casa observo a los profes cruzar cuando no se debe mientras algunos de sus alumnos esperan. Otros niños no esperan, claro, porque son maduros y entienden de qué va la cosa. El semáforo sirve para señalar al culpable en caso de accidente. A veces fantaseo con provocar un atropello en un paso de cebra (yo sería el atropellado) ante un vehículo con posibles. El riesgo es considerable pero con suerte solo te amputan la pierna izquierda y la indemnización elimina la preocupación por el futuro de la familia. No sé si el dinero daría para cambiar de piso, y además habría que descontar la pierna ortopédica. Dos atropellos bien planificados sí serían un buen negocio, sobre todo para el resto de la familia. No debería bromear con esto pues cualquier día me atropellan de verdad, si cada semana me juego la vida varias veces en un paso de cebra, y pensarían lo que no es, aunque a lo mejor sí que es. Es recurrente criticar a la empresa del metro por ese cruce peligroso, pero hay que reconocer que ha sido buena idea situarlo ante el Hospital Clínico. Los bomberos tuvieron que sacar al conductor del vehículo. Qué signo de civilización contar con bomberos, aunque no tanto que el conflicto con ellos no se haya arreglado aún. El coche había volcado y el conductor no presentaba heridas graves. A lo mejor lo atendieron los dos médicos que atendieron al conductor del autobús. Lo mejor es ir en patinete. En Semana Santa van a regular su uso. Solo queda regularlo el resto del año. Parece que están en ello. Qué signo de civilización regular la convivencia, aunque sea regular.