De la Torre asume demasiado riesgo

Francisco de la Torre, este lunes. /Salvador Salas
Francisco de la Torre, este lunes. / Salvador Salas

El alcalde se ha podido ir por la puerta grande y ahora se puede ir por la de servicio

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

Apenas han bastado tres palabras para sanarle. Del no es no pasó al mitad/mitad y de ahí a lo que queráis. Al alcalde le ha podido el corazón antes que la cabeza. Porque lo lógico, con el currículum que tiene o más bien atesora, es que hubiera dado un paso atrás para que fuera otra persona más joven y sin duda con más ambición el que encabezara la candidatura del PP. Francisco de la Torre se ha podido ir por la puerta grande, por ser el principal artífice de la gran transformación que ha experimentado Málaga, y ahora se va a arriesgar a irse por la puerta de servicio. O mejor dicho, la de las gracias por los servicios prestados. Porque no debe olvidar que en la últimas elecciones municipales ya perdió seis concejales y está a uno de quedar en minoría. Eso teniendo en cuenta que siga sumando la mayoría absoluta con Ciudadanos y que la formación naranja siga considerando como socio único y preferente al PP. Que es mucho suponer. Quién sabe si en Sevilla Díaz y Juan Marín no han hablado ya de los posibles repartos que se pueden dar con varias instituciones en el tablero. Que estas cosas funcionan así. El alcalde, que aspira a seguir teniendo este cargo hasta los 80 años, va a tener que luchar contra las especulaciones sobre su marcha hasta el final de su mandato. Si ya en esta legislatura el runrún de su retirada forzosa o voluntaria ha estado sonando casi a diario, ni que decir tiene que los partidos de la oposición van a cimentar su campaña en agitar este fantasma de una sucesión desde la propia Casona del Parque sin que su sustituto tenga que pasar por las urnas. También asume un riesgo Elías Bendodo con la decisión del primer edil. Y es que de entrada es una incógnita adivinar dónde quiere colocarlo De la Torre en su lista electoral, porque ya dijo públicamente que los malos resultados que obtuvo en el 2015 se debió en gran medida a que el actual presidente del partido iba como número 2, lo que pudo hacer pensar a los votantes que estaba agazapado para relevarlo en la mitad de la legislatura. El alcalde querrá tener las manos libres para afrontar el que sin duda será su asalto final en unas elecciones en las que se va a jugar demasiado. No es lo mismo irse en el machito que desde la bancada de la oposición, en la que sinceramente no creo que estuviera ni un solo minuto. Los tiempos en política son muy importantes y habrá que estar a la expectativa de lo que puede pasar todavía. Incluso de dónde estarán los protagonistas de esta historia en junio de 2019. Aún quedan 16 meses para los comicios…

 

Fotos

Vídeos