La reconquista y los bolígrafos

Para entender los resultados habría que estudiar los anuncios de los 80

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Juan naranja escribe fino, Juan azul escribe normal, vox, vox, vox vox vox, dos candidaturas a elegir. Odio explicar los chistes pero voy siendo de otra época y este inicio que parece un poema vanguardista habría que leerlo con la música de los anuncios de los bolígrafos BIC de los 80. Juanma Moreno, de Partido Popular, quiere ser presidente de la Junta de Andalucía, y Juan Marín, de Ciudadanos, también. Susana Díaz, de PSOE, quiere seguir siéndolo, y pide a Ciudadanos y a Adelante Andalucía que la apoyen, pero Ciudadanos pide que sea ella quien apoye a Ciudadanos, como ya hizo Ciudadanos con PSOE, para evitar pactar con Vox. Si no, Ciudadanos pide el apoyo de PP que, a su vez, y con cinco escaños más, pide el apoyo de Ciudadanos al PP y a ver de qué manera les apoya Vox sin que se note, un apoyo en Vox baja. En clave nacional todo se lía un poco más y desde Madrid van invitando a Susana Díaz a dimitir, aunque Susana Díaz va invitando a Pedro Sánchez a que dimita él, ya que ella ha ganado y él perdió. Ganando ha perdido, eso sí. Desde Cataluña critican la derechización de Andalucía, olvidando que allí ganó Ciudadanos seguidos por JuntsxCat, que tampoco son el ala izquierda de la Casa Blanca, y además unidos ambos partidos ostentarían la mayoría absoluta del Parlament.

Nos guste o no, la reconquista ha comenzado y en el juego electoral hay que aceptar lo que digan las urnas, aunque no digan lo que decimos nosotros o lo que queramos que digan. Vox, que está en contra de las autonomías, llega por primera vez a un parlamento autonómico, pero no hay que olvidar que son la quinta fuerza. Antes no estaban, cierto, pero ahora no están tantísimo. En mayo tendremos elecciones municipales y en los ayuntamientos tratan de leer el resultado de las autonómicas del derecho y del revés. Por eso pactar no va a ser tan fácil, ya que los partidos siguen jugando en clave electoral. Comenzábamos con el anuncio de BIC naranja, bolígrafo fabricado en Francia, donde los chalecos amarillos quieren echar a Macron, a quien por cierto votaron, tal vez sin tener en cuenta que Le Pen (que en inglés es bolígrafo) observa con detenimiento las calles tormentosas. Como cantaban Los Ilegales, estamos viviendo tiempos nuevos, tiempos salvajes, pero desde Siniestro Total nos aconsejaban «Ante todo mucha calma». Como nos descuidemos tendremos otras elecciones antes de las elecciones. Para mayo contaremos todavía con más información, aunque algunos sigan informándose sólo por Facebook, donde lo falso entra de manera facilona. Los resultados pueden ser extrapolables, pero también pueden no serlo. Vamos a actuar con altura de miras y pensando en el futuro. Para mí, lo peor del resultado de estas elecciones es que no me puedo quitar la música del anuncio de BIC de la cabeza. Al final hay dos bandos principales, los que prefieren la escritura fina y los que eligen la escritura normal.

 

Fotos

Vídeos