La puntilla a las plusvalías por herencia

Es el momento de devolver el dinero injustamente cobrado a las familias de decenas de miles de malagueños. Es el momento de cambiar

La puntilla a las plusvalías por herencia
Daniel Pérez
DANIEL PÉREZPortavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Málaga

Han sido varios años de batalla luchando contra la aplicación injusta de un tributo que ataca directamente a las familias más humildes. Se trata de las plusvalías, el verdadero expolio de las herencias en la ciudad de Málaga.

Solo el pasado año el Ayuntamiento de Málaga recaudó 20 millones de euros por este concepto, dos más que el anterior ejercicio. De hecho, Málaga aplica la mayor presión fiscal en este tributo, con un 29% sobre 30 puntos. Esto hace que un malagueño esté pagando cantidades de hasta 12.000 euros por casas que tienen valores catastrales medianos de hasta 60.000 euros.

La inmensa mayoría de los malagueños creen que a la hora de fallecer un familiar tendrán que hacer frente al Impuesto de Sucesiones. Es falso, ya que sólo se paga cuando se hereda un millón de euros por heredero. Sin embargo, en el colectivo ciudadano se ha enraizado esa creencia por la campaña falaz del Partido Popular en torno a este tributo. La realidad, se ha sabido con el tiempo y los datos, es que el tributo que atentaba contra aquellos que sus padres dejaron en herencia tras mucho trabajo era uno de ámbito municipal, pagado y cobrado en el edificio de la Tabacalera.

Últimamente, el alcalde, nada afortunado en declaraciones y apariciones, sabedor del cambio de ciclo en nuestra ciudad, anunciaba que «se congelaban los impuestos» de cara al próximo ejercicio. La realidad era bien distinta: se congelaban las injusticias. Se seguía exigiendo ese esfuerzo a las familias con un impuesto insolidario e injusto.

Cuando accedí al cargo de portavoz del PSOE inicié actuaciones para acabar con este impuesto que considero herido de muerte. No es razonable pedirle a un ciudadano con pocos recursos que, recién acabe de perder a sus padres, tenga que hacer un desembolso de miles de euros por vivir en una casa que pagaron poco a poco sus progenitores. Son cientos los casos anuales de personas que no pueden hacer frente a este pago, decenas los que renuncian a las casas por lo mismo. Injusticias silentes que se destaparon cuando conocí a Yolanda Ochando y Mary Rubio. Dos mujeres valientes y trabajadoras que vivieron esa situación, pusieron cara al drama y vencieron las injusticias. El Ayuntamiento les devolvió 8.000 y 3.500 euros respectivamente a cada una. Tras ellas, su lucha ha seguido, hemos mantenido viva esa necesidad de cambiar lo injusto con un mensaje muy claro: los impuestos son necesarios, pero solo son justos cuando se aplican con criterios de equidad y progresividad. Sin embargo, a la derecha, que gobierna en coalición este Ayuntamiento, nunca le ha interesado este mensaje.

No obstante, el clamor ciudadano, más tarde o más temprano, se abre camino. Así lo planteamos cuando creamos en el mes de febrero una red de 'Oficinas de reclamación de plusvalías abusivas por herencia' situadas en las diferentes sedes de distrito del PSOE. El efecto llamada fue inmediato, recibimos en apenas unos meses más de 500 visitas, formalizando posteriormente más de 200 recursos que acabaron en Gestrisam para su evaluación, asumiendo que en muchas ocasiones se ha cobrado mal este impuesto. Conseguimos que el propio ente municipal tributario rectificase mediante circular interna y accediera a flexibilizar según qué casuísticas el cobro de las plusvalías. Eran pequeños pasos, pero se vislumbraba un cambio.

En aquel entonces, también en este diario, publiqué una tribuna titulada 'Crónica de una muerte anunciada: las plusvalías por herencia'. Desde entonces, pese a ser un impuesto en entredicho, que ha vivido diversas resoluciones judiciales contradictorias a su continuidad en el ámbito hereditario, ha seguido funcionando gravando a los malagueños y malagueñas de manera agresiva. Sí hubo ayuntamientos que supieron ver este ocaso como Nerja, Rincón o Benaoján.

Ciudadanos, quien tantas veces nos ha tumbado en el Pleno y la Comisión de Hacienda el cambio de ordenanza que pedíamos desde el PSOE, parece haber recapacitado y dice que va a apoyar nuestras medidas. ¡Sea bienvenido, señor Cassá! Es el momento de dar la puntilla a este impuesto, de devolver el dinero injustamente cobrado a las familias de decenas de miles de malagueños. Es el momento de cambiar. Si no se hace ahora, estoy seguro que se hará en mayo del año próximo. Es mi compromiso firme, si soy elegido alcalde, la primera medida que tomaré será eliminar las plusvalías por herencia declarando a 'Málaga ciudad libre de plusvalías'.

 

Fotos

Vídeos