Los políticos en Semana Santa

Los políticos ideaban ponerse las botas buscando votos

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Morena, hermano de Mena, tiene mano, y ha pedido a Casado, Rivera y Abascal que no se trasladen al traslado del Jueves Santo. Desean que un «acto tan importante y señalado no se convierta en asunto electoral por la proximidad del 28A». La decisión es acertada porque la presencia de los políticos, más en plena campaña plana, ocasionaría un esfuerzo protocolario y de seguridad y desviaría la atención de público y medios, que estudiarían los gestos, gastos y gustos de los candidatos. ¿Se sabrán el Novio de la Muerte? Abascal ha empezado la campaña por Covadonga y tiene una legión de votantes primerizos, en barrios obreros y polígonos, y bien podía apropiarse del acto. Casado y Rivera podrían pasar por capillitas, y Abascal por legionario, y cada uno aprovechará su facha. ¿A qué personaje de la Semana Santa se parece Pablo Iglesias? Y mira que el apellido lo tiene apropiado. Como Casado, gran defensor de la familia. ¿Y Sánchez? Pedro Sánchez es atractivo y queda bien en los actos, pero aquí el nombre es de una empresa de muebles. Garzón no va a las procesiones porque se lo prohíbe su religión.

El caso es que Morena ha escrito a los candidatos. Moreno sí estará. Moreno es presidente y Chaves no le ha pedido que no se traslade a la procesión. Chaves es el hermano mayor de Fusionadas, cuyo trono del Cristo de la Exaltación sacará Moreno Bonilla, como ya hizo el año pasado. En Semana Santa los políticos arriman el hombro. El año pasado cuatro ministros participaron en el traslado de Mena y se montó un revuelo en el Congreso. Suscribo las palabras de Morena; la Semana Santa es una fiesta importante y señalada y no debe convertirse en una procesión de políticos.

Hablan de un 40% de indecisos y hay que ir a por ellos, oé. No creo que haya tantos, lo que ocurre es que ante la crispación la gente de bien no decimos a quién vamos a votar y pasamos por indecisos, que a lo mejor lo somos, pero a lo mejor no. La Semana Santa empezó ayer y empezó bien: han prohibido patinetes y políticos, que estarán de pataleta por no poder venir. La grúa ya ha empezado a retirar patinetes eléctricos de las aceras del centro. ¿A quién votarán los que dejan un patinete en cualquier sitio? Habrá de todo en la viña del Señor. Morena ha empezado a retirar políticos de los traslados del centro y los políticos han comprendido y acatado su petición. Al final no somos tan incívicos, aunque un poco sí. Vamos por la vida medio mosqueados y nos molestamos por todo. Es cierto que a veces es muy difícil no molestarse. La cosa está para que el Rico, en vez de liberar a un preso, se ponga a detener gente. Otro traslado del que se habla mucho es el de Francisco de la Torre, que había propuesto a José María García Urbano, solvente alcalde de Estepona, ser su sucesor. La operación no ha salido. Alguien ha decidido no intervenir en el traslado.