A partir de mañana

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Nunca he querido hacer público mi voto secreto, pues dejaría de ser secreto, pero hoy lo voy a hacer; al final de la columna, para que no dejen de leer tan pronto. Mañana por la mañana empieza la votación, y mañana por la noche comienza la segunda parte del debate, en cuanto cierren los colegios electorales. La campaña ha sido limpia, a pesar de que empezó en la puerta de un prostíbulo, menos mal que estaba cerrado. Es cierto que Moreno Bonilla llamó perro a Marín y Marín, que le dijo que no le dijera perro, le dijo a Susana Díaz que no tenía vergüenza, mientras Susana Díaz le decía a Teresa Rodríguez que es la portera de la derecha y Teresa Rodríguez le decía a Susana Díaz que era Cercei Lannister, que no sé quién es pero debe de ser malísima, aunque recordemos que hasta todo un ministro de Luxemburgo (como Rosa) mandó a la mérde a Salvini, quien ha empezado la reconquista por Italia. Se agradece que hayan cuidado las formas en esta campaña plana, como Castellón. Lo malo es que estas navidades será inevitable hablar de política en la mesa, aunque las gambas nos igualen. PSOE, PP y Ciudadanos se han estado acusando de que pactarán con extremistas, y se preguntaban en los debates y en los debates callaban. En Andalucía Adelante adelantaban que no pactarían con PSOE «ni muerta» y el resto miraba para otro lado si se hablaba de pactos. Por eso mañana por la noche comienza la segunda parte. El pacto es parte del juego democrático, y estamos deseosos de saber quién se llevará el pacto al agua.

Es difícil ser candidato y tener la boca cerrada, sobre todo porque no dejan de preguntarte. Hay que saber morderse la lengua, pero aprovechar para lanzar un mordisco cuando el cuello del adversario se pone a tiro. No se puede descuidar a los fieles, sin dejar de mirar de reojo a los que podrían serlo. Más difícil es ser votante, pues hay que saber leer entre líneas. Hoy callan todos y nosotros reflexionamos. Mañana somos protagonistas y nos sentiremos importantes al votar, menuda papeleta. Los integrantes de las mesas tendrán que madrugar y nosotros buscaremos nuestro nombre en larguísimas listas de inscritos. Nos creemos muy listos, pero yo siempre me equivoco de mesa. Por la noche conectaremos nuestros dispositivos y asistiremos al recuento. Las primeras declaraciones nos darán pistas, porque andamos despistados. Lo ideal es que al votar no pensásemos en el bien particular de cada uno sino en lo mejor para el conjunto, acordándonos de los más desprotegidos. Prometí desvelar mi voto, pero prefiero dedicar el espacio que me queda para aconsejar que, de camino al colegio electoral, miremos a los lados. Hasta verano los patinetes eléctricos no estarán regulados. Mientras tanto, la cosa está regular. Una señora de 92 años murió atropellada por un patinete en Barcelona. El del patinete parece que consultaba el móvil. Qué metáfora de nuestro tiempo. Consultaba en su móvil cómo ir a donde iba. ¿Que cómo ir? Pues despacito, nen. Y mirando. Que ustedes voten bien.

 

Fotos

Vídeos