Palabra de Dios

La palabra de Dios se enfrenta a la palabra del hombre

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

En las bodas católicas se advierte de que lo que ha unido Dios no lo separe el hombre. Dios son tres, y el hombre son dos. Por un lado Padre, Hijo y Espíritu Santo, y por el otro el hombre y la mujer. La frase está sacada de los Evangelios. Dice Marcos que la dijo Jesús, respondiendo a los que le dijeron que Moisés permitía el divorcio. El divorcio era el repudio, y Jesús, que también era Dios, dijo lo del hombre, que también era la mujer. Resulta un poco complicado y tal vez por eso los matrimonios, formados por hombres, y mujeres, separan lo que unió Dios. Se acerca la celebración de la pasión y en esas seguimos, levantando hogares y palacios y, al mismo tiempo, desmontándolos. En la plaza de la Constitución han comenzado a montar la tribuna, que este año albergará a ochocientos elegidos. La tribuna de años anteriores acogió a mil doscientas personas, por lo que hay cuatrocientas que no podrán disfrutar del honor. Uno cuenta con unos privilegios y fácilmente llega a considerar que son suyos, palabra de Dios, y de repente el móvil es un dispositivo absurdo que apenas suena, perdido entre los cojines del sofá, hermanado con el mando a distancia. No te llama quien tú esperas, palabra de hombre.

Cambió el Gobierno en Andalucía y durante treinta años hubo privilegios consuetudinarios para algunos que los han perdido. Pero nadie se libra: los partidos ultimaron ayer sus listas y algunos teléfonos ardían pero otros no. Personas que lo dieron todo por el partido mirarían atónitos sus móviles, comprobando que había cobertura, aunque si no te llama el jefe es como si no hubiera. Queda la Semana Santa a pie de calle y seguir trabajando por el partido, pero si el partido no te lo agradece como tú quieres, como mereces, puedes cambiarte de partido, o qué. Acercarte a la barra de un bar y ver tu reflejo en el espejo del fondo, entre las botellas de diferentes colores, y comprobar, incrédulo, que eres como los que toman café a tu lado, nada más, un hombre solo, una mujer. Montan la tribuna con mucho tiempo y avisan de un temporal que podría desmontar las playas que habrá que montar de nuevo en caso de que el pronóstico sea correcto y reservado. El presidente de la Junta avisa de que van a montar la gran depuradora y da vergüenza saber que no estaba montada desde hace diez, veinte, cuarenta, cincuenta años, como da vergüenza saber que muchos de los que toman café en la misma barra que nosotros tiran las toallitas al váter y llegan al mar, que es el morir. En Semana Santa se generarán 200.000 contratos en España, un milagro. Recién salidos del Festival de Cine, que ha generado contratos, visibilización y cultura, para propios y extraños, es una suerte que siga habiendo acontecimientos movilizadores. La alfombra roja se llenará ahora de cristos y vírgenes, y nosotros nos asomaremos, como nos asomamos a todo lo que acontece, curiosos y privilegiados, veámoslo en positivo, si ya casi estamos en verano.