Muertos y no tanto

Esta semana hemos asistido a un cruce de muertes, algunas muy antiguas

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

El conductor de un Fiat Panda alquilado atropelló ayer a un hombre que cruzaba por un paso de peatones en Huelin. El conductor huyó todo lo rápido que permite un Fiat Panda y el hombre atropellado fue ingresado en un hospital con traumatismo cranoencefálico severo. El alcalde ha recomendado «hablar bajito» para solucionar parte de los problemas de ruido, con lo cual estoy de acuerdo, sin embargo debería añadir que conduzcamos despacito para solucionar parte de los problemas de inseguridad viaria. Cada semana estoy un par de veces a punto de ser atropellado al cruzar por un paso de cebra y a veces fantaseo con la identidad del conductor que podría atropellarme, que no solo lleva prisa sino que seguramente le importa todo una higa. Ni en mis peores pesadillas aparece un extranjero manejando un Panda. A veces pierdo una pierna y alguna asociación ciudadana me concede una medalla que logro no recoger excusándome en la pierna que no tengo, aunque todos saben que sin piernas se pueden recoger medallas. Otras, muero y salgo de la ensoñación como si despertase de una pesadilla antes del amanecer. El consuelo entonces es que haya una indemnización cuantiosa, tipo sobresueldo de directivos de Caixa Catalunya, o sueldo de algunos alcaldes y alcaldesas, y que mi familia se reúna a recordarme rodeada de gambas. Curiosamente gamba es pierna en italiano.

En Coín han aparecido muertas tres personas. Un hombre, la mujer del hombre y la madre de la mujer del hombre. Al no haber signos de violencia podría tratarse de un suicidio pactado. A la mujer le habían dado cuatro meses de vida por una enfermedad terminal. La madre estaba muerta en una habitación con la puerta sellada y un bote de ambientador en la puerta. En Vitoria han encontrado el cadáver de una mujer ucraniana que llevaba ocho años muerta. En 2013 los vecinos avisaron de un fuerte olor pero el caso fue cerrado porque en el domicilio de la mujer, que llevaba unos años muerta, no abrieron la puerta. Con la momificación dejó de oler y todos contentos. Un hermano de la mujer la echó el otro día de menos, ya era hora, y llamó a la policía que ahora sí entró en la casa y se la encontró en la cama. La misma policía que busca en Málaga al conductor del Panda busca al hombre que apuñaló a la actual pareja de su expareja no lejos del lugar del atropello del Panda. La mujer era suya o de nadie, un axioma medieval aún vigente en algunas mentes. Un joven fue rescatado anteayer en Málaga de una discoteca del centro. Entró al baño y, mientras, cerraron el local y se quedó dentro. Algunos tardan mucho en el baño. Se sirvió una copa y esperó a que escuchasen sus golpes a las 10 de la mañana. Cuando en mis fantasías me quedo encerrado es en una tienda de muebles con estupendas camas, o en un restaurante con los desayunos medio listos. Pero siempre hay alguien que me espera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos