Malaka

Sin duda vende mostrar este excelente caudal de capital técnico humano de Málaga

Pablo Aranda
PABLO ARANDAMálaga

Televisión Española ha estrenado una serie con capital malagueño rodada en la capital malagueña. Se llama 'Malaka', el nombre que dieron los fenicios a su primer asentamiento en la zona, y los paisajes son familiares, unos más que otros, dependiendo de por dónde se mueva cada cual. Málaga es una ciudad que ha cambiado mucho, a mejor, y algunos se quejan de que en lugar de ofrecer al público de fuera esa imagen de ciudad moderna, histórica y bonita se muestren algunas zonas degradadas de La Palmilla. El objetivo no es turístico, aunque sin duda vende mostrar el grandísimo talento de un buen puñado de intérpretes, guionistas y técnicos de por aquí. La trama gira en torno al mundo del menudeo de droga, lo que hace normal que los personajes no se reúnan a comer en el parador de Gibralfaro sino en un bar de barrio. Los personajes no pronuncian las eses finales, aspiran las intermedias, y se saltan la de intervocálica. Es que así se habla aquí; no es ni bueno ni malo: simplemente es. Rasgos de dialectología meridional. De vez en cuando hay un personaje con un acento diferente, como la vida misma. He entendido perfectamente el acento, algo que no siempre me ocurre cuando veo películas o series de otras latitudes, y que no suele preocuparme si lo que se me escapa es una pequeña parte. La mítica serie 'The Wire' sobre los bajos fondos de Baltimore era vista en EE UU con subtítulos por muchos estadounidenses que, lógicamente, no entendían la jerga de los traficantes de esa zona de Baltimore.

Para mí, el problema de que se rodase en Málaga estribaba en que el reconocimiento de escenarios pudiera distraerme de lo importante, pero no ocurre así, y supone un guiño familiar y divertido ver lo que vemos diariamente cuando recorremos la ciudad que habitamos. Nada puede gustar a todo el mundo y es bueno que así sea. Manifestar públicamente que te ha encantado, o que no, es el signo de nuestro tiempo. Todos creemos que el mundo se merece escuchar nuestra opinión, y el problema es el de siempre: algunos muestran su crítica con una agresividad absurda e innecesaria. ¿Por qué?

Sí veo algo realmente criticable en estos dos primeros capítulos de 'Malaka': la hora de emisión. Entre que me entra muy pronto el sueño y que me levanto temprano ayer tenía las ojeras que parecían dos camperos. Me fastidia también que uno de los actores sea hijo de un compañero de clase del colegio, puesto que me hace confesar que he vivido, que diría otro Pablo, bastantes años ya. Por lo demás, estoy deseando ver los próximos capítulos y dejarme llevar por esas estupendas interpretaciones de Vicente Romero, Salva Reina, Maggie Civantos, Ignacio Mateos o Laura Baena. He visto en la serie tipos que da susto sólo mirarlos, pero lo que me da más susto es que también los he visto en la maldita realidad. En fin, por resumirlo en dos palabras: muy perita.