Franco sigue muerto

José Andrés Torres Mora
JOSÉ ANDRÉS TORRES MORA

Hace poco leí un libro de un profesor de Harvard, Seth Stephens-Davidowitz, titulado Todo el mundo miente. Según este autor, cuando expresamos nuestras opiniones ante nuestros amigos, o en las redes sociales, o ante un encuestador, tendemos a dar una buena imagen de nosotros mismos más que a contar la verdad. Sostiene nuestro autor que, sin embargo, hay alguien a quien no le mentimos nunca: el buscador de Google. Si, en la tranquilidad del hogar, no recordamos a qué hora es el partido entre el Madrid y el Barcelona, le preguntaremos a Google el horario del partido, y no la hora a la que empieza Il Trovatore en el Teatro Real para impresionar al buscador con nuestros gustos culturales. Preguntar a Google sobre los intereses de la gente puede ser mejor que preguntarle a la gente directamente.

En las encuestas del CIS casi el 90% de los entrevistados respondemos que estamos a favor de la democracia y en contra de la dictadura, pero ¿cuánta gente, en un momento de intimidad, se dice, «qué será de Franco», y le pregunta a Google por él? Inquieto por las recientes declaraciones del nuncio sobre la resurrección de Franco, me he puesto a emular a Stephens-Davidowitz y he mirado en Google Trends la evolución de las búsquedas de Franco. Obviamente esas búsquedas no significan necesariamente añoranza del dictador, pero algo nos dicen sobre el interés que provoca.

Por ejemplo, desde enero de 2004, que es el primer dato que nos ofrece Google, el momento en que más búsquedas se realizaron sobre Franco fue en noviembre de 2005, con motivo del treinta aniversario de su muerte. Si a las búsquedas de Franco durante ese mes le damos un valor 100, la media a lo largo de todos estos años es 28. En agosto del año pasado hubo una subida hasta un valor 77, debida a la polémica de su exhumación, que según el nuncio habría provocado su resurrección, para bajar rápidamente a un 27. No parece que la cosa se haya desmadrado.

Busquemos algunos términos de comparación. En relación con el valor 100 de las búsquedas sobre Franco en 2005, el momento de mayores búsquedas sobre el rey Juan Carlos, con un valor de 128, fue en junio de 2014 coincidiendo con su abdicación. La media de búsquedas de Juan Carlos I desde 2004 hasta hoy, con un valor de 16, es más baja que la de Franco. Si saltamos de la liga de los Jefes de Estado a la otra, en comparación con el 100 de Franco y el 128 de Juan Carlos I, Lionel Messi tiene su record en abril de 2007, con un 172, y su media de búsquedas a lo largo de los años es de 55. Efectivamente Messi juega en otra liga. ¿Y con quién comparamos a Messi? Es obvio, con Dios. A diferencia de los tres anteriores, las búsquedas de Dios en Google en España no tiene grandes picos, son más constantes, pero su media, con un valor de 83 en nuestra escala, está por encima de los otros, incluido Messi.

En fin, creo que si el nuncio le da estos datos, el papa Francisco tendrá una imagen más realista de la sociedad española. Y, además, estará bastante contento, como papa y como argentino. Por lo demás, Franco sigue muerto, como de costumbre.