ANDALUCÍA EN LAS COPLAS

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

Debe hacer también 40 años, como de tantos hitos de la historia reciente de Andalucía, cuando en el Carnaval de Cádiz, que se recuperaba tras haber sido prohibido durante el franquismo, la Delegación de la Junta instituyó un 'Premio Andalucía' a la mejor letra del concurso que tratara sobre la situación de la comunidad. Era un galardón bien dotado, para lo que era la época, y ello llevó a muchas agrupaciones a incluir en sus repertorios algún pasodoble o tango de exaltación andalucista.

También es cierto que en el aire de los tiempos estaba entonces la reclamación del fin de la discriminación del territorio, que llevó por toda España la comparsa de Pedro Romero, pero el asunto hubiera pasado sin más de no ser por el incentivo. En esas además que comenzó a eclosionar el fenómeno televisivo, esa extraña alianza entre una fiesta tan autóctona y el universo mediático, que ha hecho de la fiesta gaditana un género con calado, adictos y expertisses de alta cualificación más allá de Puerta Tierra.

Pues este año, la presencia de la idea de Andalucía en las letras ha sido llamativa. ¿Puede ser que se esté avanzando en esa cohesión interna tan pregonada? Los signos dicen que más bien se fortalecen los provincialismos. Más bien me parece que es una reacción nacionalista y popular al independentismo catalán. Pero las coplas que la Junta incentivó se pueden volver en su contra, porque de lo que hablan, en general, es de rebelión y desencanto. Muy lenguaje Podemos. Me pregunto no ya qué incidencia puede tener en la formación de opinión de los ya convencidos, sino en el voto popular indeciso, en estos momentos de cambios. O recomiendo despachar con altanería a estos 'influencers'. Logran emocionar y empatizar como pocos.

 

Fotos

Vídeos