Vox insulta a Rivera en las redes en plena negociación de la investidura en Murcia

El portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros; la diputada Macarena Olona; el líder de Vox, Santiago Abascal; y el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, durante una rueda de prensa en el Congreso./EP
El portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros; la diputada Macarena Olona; el líder de Vox, Santiago Abascal; y el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, durante una rueda de prensa en el Congreso. / EP

Las tensiones en la derecha elevan el temor del PP a perder el gobierno regional y el de la Comunidad de Madrid

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

A medida que se consumen los plazos, crece en el PP el temor a que los gobiernos de la Región de Murcia y la Comunidad de Madrid se desvanezcan por la dificultad de entendimiento en la derecha. La cautela de Génova quedó aparcada en la cuenta atrás para la segunda votación de investidura de su candidato murciano, Fernando López Miras, y el núcleo duro de Pablo Casado elevó la presión sobre Vox, que hoy, enredado en los reproches mutuos con Ciudadanos, llegó a insultar en Twitter a Albert Rivera.

Las tensiones se trasladaron a las redes sociales, donde el secretario de Organización de los liberales, Fran Hervías, alineó a Vox con PSOE y Podemos por su disposición a tumbar ejecutivos del centro derecha si no se atienden sus demandas. «El colmo de la jeta. Dile al acojonado de tu jefe -respondió el partido de Abascal refiriéndose a Rivera- que se deje de cordones sanitarios, de lamerle el culo a Macron y que os permita sentaros y llegar a acuerdos como gente normal». Ciudadanos colgó como réplica la canción «Loco Vox» de Locomía. «Qué nivel, Maribel», escribió en su cuenta oficial.

Mientras tanto, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, se desplazó a Murcia para intentar desbloquear las negociaciones antes de que mañana López Miras vuelva a pasar el examen del Parlamento. El martes, los votos de Vox, PSOE y Podemos tumbaron su reelección. Esta vez, sin embargo, bastaría con que los de Abascal se abstuvieran.

«La única esperanza que tiene la izquierda se llama Vox», censuró García Egea en Telecinco y garantizó sus esfuerzos aunque su socio, Ciudadanos, descarte pactar con la extrema derecha. También Javier Maroto, en RNE, reprochó a los de Abascal la exigencia de cargos en los ejecutivos, pese a su representación limitada. «O Vox reconsidera lo que está haciendo en Murcia y en Madrid o tendrá los días contados», auguró el vicesecretario de Organización de los populares, que entiende que el electorado de este partido no aprueba la estrategia. También mostró sus reticencias sobre la propuesta de derogación parcial de las leyes LGTBI: «A mí me gustaría que dijesen, exactamente, qué les pasa con los gais».

Más información: