El incendio de Seseña queda extinguido en Toledo pero sigue activo en la zona de Madrid

Cementerio de neumáticos de Seseña. /
Cementerio de neumáticos de Seseña.

Los bomberos de Madrid esperan apagarlo durante el fin de semana

J. V. MUÑOZ-LACUNATOLEDO

Veinte días han tardado los bomberos en extinguir el incendio del macrovertedero de neumáticos de Seseña (Toledo) aunque la extinción ha sido parcial pues el fuego sigue activo en la zona del cementerio de ruedas situada en el término municipal de Valdemoro (Madrid) que los bomberos confían en sofocar a lo largo del fin de semana. Las autoridades castellano-manchegas han dado por apagado el fuego -en la parte toledana- este jueves, veinte días después de que alguien lo provocara, lo que para el consejero de Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, es motivo para felicitar a los equipos de extinción "por su eficacia, al conseguir acabar con este incendio en un tiempo inferior al de otros sucesos de similares características".

más información

En la zona madrileña del cementerio de neumáticos, los bomberos se afanan en remover lo calcinado para que la combustión sea más rápida, idéntico procedimiento que han seguido los bomberos castellano-manchegos para acelerar la combustión en la zona de Seseña.

Si en Valdemoro se ha trabajado con más lentitud se ha debido a tres motivos: hasta el 27 de mayo no hubo autorización judicial para intervenir porque la Guardia Civil investigaba en ese punto el origen del fuego, se ha trabajado en la reparación de una línea de alta tensión y no eran compatibles los trabajos de extinción en ambas comunidades autónomas pues los equipos de bomberos se habrían estorbado entre sí.

Retirada de neumáticos

Lo que ahora toca es retirar las ruedas que no han ardido y descontaminar la parcela. En este sentido, el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado que "los técnicos llevan días preparando los caminos para que los camiones puedan pasar desde ya y no vamos a escatimar medios para garantizar que no se produzca contaminación más allá de la parcela de Seseña". El futuro de estas ruedas será convertirse en combustible para la climatización de edificios públicos en Castilla-La Mancha.

Los ecologistas, por su parte, han asegurado este jueves que los vecinos de Seseña y algunas poblaciones de la zona han estado sometidas a valores muy altos de contaminación con sustancias cancerígenas. Se basan en los datos que ha dado a conocer la Junta con las mediciones de hidrocarburos aromáticos policíclicos, que son altamente tóxicos.

Según el coordinador de Ecologistas en Acción en Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Hernández, "ha habido momentos puntuales con picos muy altos de concentración de esta sustancia cancerígena como el pasado 18 de mayo, cuando se reabrió el colegio de 'El Quiñón' y esa misma tarde tuvo que ser evacuado ante la llegada de la humareda".

Mientras, el Ayuntamiento de Seseña ha difundido entre los vecinos una serie de recomendaciones para la limpieza de las viviendas como abrir las ventanas de las habitaciones para aumentar la ventilación o protegerse con guantes desechables, mascarillas y gafas al limpiar alguna zona exterior.

Igualmente, el Ayuntamiento aconseja limpiar el filtro del aire acondicionado si se ha encendido durante el incendio con una disolución jabonosa neutra y utilizar bayetas, trapos o esponjas húmedas desechables para eliminar el polvo y las partículas más pequeñas del incendio que hayan podido penetrar en las casas.