Los bomberos aceleran la combustión en el cementerio de neumáticos de Seseña para eliminar la nube de humo

El humo sigue saliendo del cementerio de neumáticos. /
El humo sigue saliendo del cementerio de neumáticos.

La Junta de Castilla-La Mancha reciclará los neumáticos para crear combustible de calefacción

J. V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

Los bomberos de la Comunidad de Madrid y del Consorcio Provincial de Bomberos de Toledo que luchan contra el incendio del vertedero ilegal de neumáticos de Seseña (Toledo) desde el pasado 13 de mayo están acelerando la combustión de las ruedas calcinadas con el fin de que la nube de humo tóxica desaparezca cuanto antes.

"Los bomberos están trabajando en ese afán por avivar el fuego para que los neumáticos quemen más deprisa y reducir así la nube de humo", ha explicado este martes el consejero de Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, que ha visitado la zona incendiada. "Estamos poniendo todos los medios que los equipos de extinción nos piden y ahora se trata de eliminar la capa superficial de cenizas que hay para que el neumático prenda más deprisa", ha añadido Ruiz Molina, que ha insistido en que la calidad del aire en la zona sigue siendo aceptable, según los aparatos instalados para calibrar el nivel de contaminación en el entorno del vertedero.

Tranquilidad a la población

El consejero castellano-manchego también ha querido enviar un mensaje tranquilizador a la población de Seseña afirmando que "hemos tomado siempre las medidas que hemos considerado oportunas, haciéndolo siempre con un exceso de prudencia y de prevención y así vamos a seguir haciéndolo en los próximos días". En esta misma línea se ha pronunciado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha subrayado que "la gestión del incendio está en manos técnicas y se ha minimizado al máximo el riesgo para la población". No opina lo mismo el PP castellano-manchego, que acusa al Gobierno autonómico de haber fracasado en la gestión de un asunto que el portavoz popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Cañizares, ha calificado de "problema de salud pública".

En cuanto al futuro de los neumáticos que no han ardido -30.000 toneladas- serán retirados en los próximos días y su destino será su conversión en combustible para calefacción de edificios públicos. Es el proyecto que Castilla-La Mancha ejecutará a través de la empresa pública EMGRISA "independientemente de que las otras dos administraciones implicadas quieran o no comprometerse con este proyecto", según el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo.

El incendio del mayor cementerio ilegal de neumáticos de Europa lleva activo desde el 13 de mayo y, según los bomberos, podría quedar extinguido la próxima semana.