Los vecinos de Seseña vuelven a encerrarse en sus casas

Los vecinos del barrio utilizan mascarillas protectoras./
Los vecinos del barrio utilizan mascarillas protectoras.

El viento ha cambiado la dirección de la nube tóxica procedente del vertedero ilegal de neumáticos

J. V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

A los 7.000 vecinos de la urbanización El Quiñón, de Seseña (Toledo), se les agota la paciencia cuando este viernes se cumple una semana desde que se inició el incendio en el cementerio ilegal de neumáticos situado a 350 metros de las viviendas. El fuego va a menos y se espera que este próximo fin de semana ya no se vean las llamas, por lo que los bomberos sólo deberán realizar labores de refresco sobre las ruedas calcinadas: dos tercios de los 5 millones de neumáticos que acumulaba.

A estos vecinos el Gobierno de Castilla-La Mancha, del PSOE, ha vuelto a recomendarles este jueves que no salgan de sus casas, mantengan cerradas puertas y ventanas y no enciendan calefacciones o el aire acondicionado. El viento ha variado de dirección y los informes de calidad del aire han revelado picos de CO2 y de partículas contaminantes que recomiendan estas medidas de precaución. Además, los tres colegios y el instituto de Secundaria de Seña tampoco abrirán sus puertas el viernes.

Las decisiones que estamos tomando se basan exclusivamente en informes técnicos. Por eso hemos recomendado nuevamente a la población el confinamiento y que se evite realizar actividades al aire libre, ha explicado este jueves el consejero de Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, que ha contestado a las críticas vecinales de falta de información que se está cumpliendo el compromiso de mantener informada a la población sobre los informes de calidad ambiental.

Olor a azufre

Los vecinos de Seseña se quejan de picores de ojos y garganta y también de un desagrable olor a goma quemada y a azufre. En este punto, el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha querido matizar que una cosa es que se perciba cierto olor a azufre y otra distinta que los vecinos estén respirando humo, algo que no se está produciendo. Otro miembro del Gobierno autonómico, Ángel Felpeto, consejero de Educación, se ha desplazado este jueves hasta Seseña para reunirse con los directores de los centros educativos de la localidad con el fin de apaciguar ánimos.

Y es que el alcalde, Carlos Velázquez, del PP, insiste en pedir a la Junta de Castilla-La Mancha el cierre de todos los centros educativos de Seseña hasta que se solucione la situación de caos educativo que estamos viviendo. En opinión del alcalde, la Junta está tomando decisiones desacertadas mientras en los colegios se ha generado una alarma social que está haciendo que los padres saquen a sus hijos de los centros. Declaraciones que el Gobierno autonómico califica de alarmistas y desleales.

Los vecinos, hartos

En medio de esta polémica política se encuentran los vecinos de Seseña, las auténticas víctimas del incendio, que no cesan de dar sus opiniones en los foros de debate de las redes sociales. Su sentir lo resume uno de estos vecinos, José Ángel, en un grupo de Facebook: Harto de una Junta que no hace más que mentir sobre el estado del pueblo. Harto de un alcalde que hace como que no tiene poder de actuación mientras su pueblo (el mismo que lo ha elegido) se ahoga y él se va tranquilamente a dormir a 70 kilómetros de la zona. Harto de ver a un personaje despreciable (Francisco Hernando, El Pocero, constructor de la urbanización El Quiñón) paseándose por las televisiones para intentar lavar su imagen después de abandonarnos. Harto de que jueguen con mi salud y la de los míos. Harto.

 

Fotos

Vídeos