Puigdemont niega que el manifiesto que carga contra el bilingüismo sea «racista»

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. /
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

El documento Koiné habla de la inmigración a Cataluña como un elemento colonizador del franquismo

CRISTIAN REINO BARCELONA

El manifiesto Koiné, que defiende la lengua catalana como único idioma oficial para una eventual Cataluña independiente y que carga contra el bilingüismo, ha levantado aristas en el debate parlamentario de esta mañana en la Cámara catalana.

MÁS INFORMACIÓN

El presidente del grupo parlamentario de Cataluña Sí Que es Pot, Lluís Rabell, ha calificado el documento de "racista y fundamentalista cultural". "Pone en cuestión elementos fundamentales de la convivencia en el país que han dado cohesión en las últimas décadas", "el Gobierno debería ser más contundente contra él", ha señalado esta mañana en la sesión de control, al presidente de la Generalitat. "Es la primera vez que en el soberanismo aparece una posición racista, que es un reflejo invertido de la presión a la lengua catalana", ha lamentado Rabell, que ha reprochado a los autores del manifiesto que se permitan "hablar de la inmigración como elementos colonizadores involuntarios del franquismo, cuando de esta gente han salido las conquistas sociales y los derechos lingüísticos". Miquel Iceta, del PSC, ha apoyado la intervención del dirigente de la izquierda alternativa.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en cambio, ha evitado desmarcarse del documento y ha alegado que se trata "de un debate sociolingüístico y académico en el que el Parlamento no debe entrar". "Nos preocupa que diputados de la mayoría parlamentaria que apoya al Gobierno hayan apoyado el manifiesto", le ha replicado Rabell. Por ejemplo, los exconsejeros Josep Lluís Carod-Rovira y Carme-Laura Gil lo han suscrito, además de 170 intelectuales del mundo de la lengua, la academia y la literatura.

Puigdemont ha defendido el texto, al reprochar a Rabell que "no le haga decir cosas al manifiesto que no dice". "Es poco responsable que lo califique de racista", ha afirmado el presidente de la Generalitat. El dirigente nacionalista ha dicho que apuesta por que el catalán "sea una lengua de cohesión, de normalización social y así seguirá" y ha garantizado a "todos los hablantes de este país sus derechos lingüísticos".