La ruta para sentirse vip en Marbella

Una mujer disfruta de las vistas del mar desde el club de playa La Cabane. /SUR
Una mujer disfruta de las vistas del mar desde el club de playa La Cabane. / SUR

Recorremos puntos clave del ocio, las compras y la gastronomía de la ciudad para vivir una auténtica experiencia de lujo con una cuenta final que asciende a más de 100.000 euros

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Los más cinéfilos se acordarán de aquel entrañable jugador de béisbol al que daba vida Richard Pryor en 'Brewster's Millions', la hilarante comedia de 1985 en la que el protagonista se las tenía que ingeniar para gastar 30 millones de dólares en un mes y poder acceder así a una herencia que multiplicaba esta cantidad por diez. Eso sí, con el retorcido condicionante de finalizar la prueba sin más pertenencia que lo puesto. A buen seguro que a este singular heredero se le hubiera simplificado la tarea de vivir en Marbella, cuna de experiencias y productos de alta gama con un denominador común: la calidad. Ese apresto que permite al comprador marcar la diferencia con el resto de los mortales. Y eso, claro, también tiene un precio. SUR hará la prueba de la mano de sus lectores y recorrerá algunas de las mejores boutiques, restaurantes y clubes de playa de la ciudad. ¿A cuánto ascenderá la factura final?..

Para iniciar nuestra experiencia de lujo en Marbella nos citamos con la experta en estilismo Elena Camus, que nos invita a un tour por algunas de las casas de moda con más solera de Puerto Banús. A esta 'personal shopper' le pediremos que arme un 'look' femenino para una clienta que busca marcar estilo propio en las noches de verano. Afortunadamente para nuestro bolsillo quedamos exentos de abonar su tarifa, que asciende a150 euros por dos horas de asesoramiento privado, o bien a 550 euros para grupos de cuatro personas.

«Las firmas tienen un amplio abanico de diseños con los que hacer sentir a nuestros clientes únicos, ya no sólo con las prendas, sino con los complementos y joyas», afirma esta profesional que ha trabajado como estilista de moda en diversas revistas, compaginando esta actividad con sesiones personales de asesoramiento y cambio de imagen para numerosos clientes. «Puerto Banús –prosigue– reúne todas las condiciones para encontrar el 'look' perfecto en un entorno inmejorable. Podemos realizar diferentes rutas dentro del mismo lugar, ya que influye el estilo con el que cada cliente se siente más identificado». El reto está, por tanto, a la altura de la oferta.

En la búsqueda de un estilismo que combine las tendencias de esta temporada con la exclusividad del encargo, la estilista se decanta por Gucci. Selecciona un atuendo muy exótico: un caftán. «Una prenda fluida y ligera perfecta para el buen tiempo de Marbella», comenta. ¿Su intención? Salir del clásico vestido rojo o negro y arriesgarse con un estampado que haga valer la originalidad y exclusividad que buscamos. «Gucci redescubre esta temporada una imagen contemporánea con influencia de los años 60 y 70, junto a unos estampados históricos en su colección 'Cruise'», explica Camus, que opta así por un vestido de seda vaporoso con un hombro al descubierto y corte asimétrico, cuyo estampado floral resalta sobre la base dorada. Una prenda que no deja indiferente en ningún sentido. El precio: 4.500 euros.

Una vez elegido el vestido, llega la hora de calzarse. La estilista confía en Jimmy Choo, una casa que, a su experto entender, da el toque elegante y original. «Lo que más me gusta de esta firma es que podemos encontrar el mismo zapato con diferentes alturas en el tacón, lo cual hace que cualquier mujer pueda sentirse cómoda con ellos», refiere. En este caso elegimos una joya: tacones transparentes con tiras horizontales y cristales en tonos azules que combinan a la perfección con el detalle del cinturón del vestido. Calzarse como una diva tiene su precio: 1.395 euros.

La estilista Elena Camus saliendo de la boutique de Jimmy Choo en Puerto Banús.
La estilista Elena Camus saliendo de la boutique de Jimmy Choo en Puerto Banús. / Josele

Seguimos la ruta de compras para centrarnos en el bolso y en este aspecto la estilista también lo tiene claro: «Dior siempre es un acierto porque combina un toque clásico con las últimas tendencias, un bolso para toda la vida». Camus elige un Dio(R)evolution de piel de becerro azul y bandolera ancha de 2.550 euros.

Para completar el conjunto emprendemos la búsqueda de las joyas. Puerto Banús cuenta con las mejores joyerías y nuestra cicerone en el mundo de las compras se decanta por Bulgari. Pendientes y pulsera en oro rosa con diamantes y zafiros de la colección 'Serpenti'. ¿El precio?: 15.200 euros.

Dejamos a Camus en el recinto náutico con el recuerdo de un juego de pulseras trenzadas íntegramente en algodón y vistas en Dior con la inscripción 'Marbella' y un precio de 330 euros. Según nos explican, la firma apuesta esta temporada por una colección destinada a la boutique de Puerto Banús en la que se incluyen bolsos, camisetas o pulseras. Se trata de 'Dioriviera' con piezas exclusivas para Marbella y para 40 boutiques en todo el mundo.

Una comida en el club de campo

La ruta de compras ha abierto nuestro apetito y en este sentido la oferta gastronómica de alto nivel que ofrece Marbella es amplísima. A las cuatro cocinas con Estrella Michelin de la ciudad (Dani García***, Skina*, Messina* y El Lago*), se suman las refrescantes propuestas de los beach clubs o restaurantes menos conocidos, pero igualmente exclusivos, como el ubicado en la urbanización privada más lujosa y segura de Europa, La Zagaleta. ¿Puede ir a comer allí cualquier persona? No. De hecho, el ser residente de este inexpugnable complejo, con viviendas espectaculares valoradas entre 5 y 25 millones de euros, no sirve como patente de corso para acceder a su comedor, que tiene capacidad para 80 personas en el interior y 100 en la terraza. El restaurante, que también está equipado con salas para eventos, es de uso exclusivo de los socios del Club de Campo y sus invitados.

¿Y si ser residente de La Zagaleta no da acceso a ser miembro del club, cómo se entra? Hay que pagar una cuota de alta en torno a 90.000 euros. El 'fee' anual se sitúa en torno a los 10.000 euros, y no incluye a cónyuges e hijos, que pagan una cantidad inferior.

Familia, en el restaurante del Club de Campo de La Zagaleta.
Familia, en el restaurante del Club de Campo de La Zagaleta. / SUR

En este restaurante de manteles blancos de tela, con piano y grandes cristaleras por donde fluye la luz, es posible saborear desde un sándwich mixto elaborado con pan de molde de semillas y cereales a un solomillo gallego de ternera a la parrilla. El restaurante abre siete días por semana para comer, y da cenas los miércoles, viernes y sábados. El precio medio es de 60 euros por persona, vino no incluido.

Por cierto, la membresía al club da acceso también a dos campos de golf de 18 hoyos cada uno y al club hípico de La Zagaleta, así como a las pistas de tenis y de pádel, ya que está prohibido construir este tipo de equipamiento en las casas.

Una carta de vinos con más de 700 referencias

Abandonamos el entorno privilegiado de La Zagaleta, en Benahavís, para regresar a la vecina Marbella y callejear por su casco antiguo donde nos topamos con un Olimpo gastronómico coronado con una Estrella Michelin: Skina. Un coqueto local que hace honor a su nombre en la confluencia de las calles Aduar y Rafina con capacidad en sala para cinco mesas como máximo y un plus de terraza durante el verano. Allí nos recibe el propietario, Marcos Granda, otro maestro en la búsqueda de la confortabilidad del cliente a todos los niveles, porque como él mismo afirma «ya se come muy bien en toda Andalucía y hay que buscar un nivel diferenciador con detalles intangibles». Se refiere a la capacidad de adelantarse a las necesidades y preferencias del cliente, anteponiéndolas al estilo de cocina y servicios propios.

Aunque reconoce que no es la tónica habitual, el asturiano está curtido en la preparación de servicios especiales. «Recuerdo que un día me llamaron de la recepción de uno de los hoteles más importantes de Marbella y me hacen una petición especial para un cliente que quiere hacer la reserva en Skina y lo que me piden es disponer dos kilos y medio exactos de limas cortadas en cuatro trozos encima de la mesa, porque al señor le gusta exprimirle el zumo de la lima a su mujer en el agua con gas durante toda la cena, incluso con los cafés. Insisten mucho que es la única petición que el cliente solicita y encantados la hicimos realidad, claro», resume Granda, sumiller y propietario también del restaurante Clos en Madrid.

El propietario de Skina muestra un Toro Albalá de 900 euros.
El propietario de Skina muestra un Toro Albalá de 900 euros. / N.C.

La carta que diseña el propio Granda adecuada al producto de temporada se nutre de proveedores de la zona y del resto de España, así incluye verduras de la huerta catalana, pescados y mariscos procedentes de Asturias y Galicia, huevos de Madrid y la caza de los montes de Toledo. Todo ello se marida con una bodega con más de 700 referencias entre las que nos enseña tesoros líquidos en cristal numerado, entre ellos un caldo muy viejo de Bodegas Toro Albalá, variedad Pedro Ximénez, con 100 puntos Parker y un precio en torno a los 900 euros.

Marcos Granda: «Ya se come muy bien en toda Andalucía y hay que buscar un nivel diferenciador con detalles intangibles»

En nuestro recorrido por algunos de los mejores templos gastronómicos de la ciudad aprendemos que no sólo cuidan hasta el último detalle de la carta, la bodega, el servicio en sala, o la decoración del local, sino que innovan con productos que sorprenden al comensal. El Grupo Dani García (GDG) ofrece la llamada Experiencia On The Roadg, que consiste en un tour por los tres restaurantes de Dani en Marbella en un mismo día. Se empieza con una tapa en la barra de Lobito, el aperitivo se degusta en BIBO y se termina con un almuerzo o cena (en función de cuándo sea la reserva) en el tres estrellas Dani García Restaurante. En los 480 euros que cuesta esta experiencia para dos personas se incluye además el transfer de recogida en la dirección facilitada por el cliente y los trayectos entre los locales. GDG subraya que se trata de un producto «muy exclusivo» para conocer la cocina del tres Estrellas Michelin de una forma distinta, y más este año cuando al restaurante del hotel Puente Romano le quedan escasos meses de vida tras el cierre anunciado para octubre por el chef malagueño.

Relax al borde del mar

Alejándonos de la llamada 'Milla de Oro' de Marbella nos dirigimos en coche por la N-340 a La Cabane para seguir nuestra experiencia de lujo desde una cama balinesa al borde una enorme piscina, con vistas panorámicas al mar y acceso a un sinfín de servicios. El club de playa del hotel Los Monteros***** fue uno de los primeros beach clubs que se inauguró en el mundo en 1965 y desde luego fue pionero en la Costa del Sol. Don Juan Carlos y doña Sofía fueron de los primeros en visitarlo cuando eran todavía Príncipes.

Masaje en La Cabane desde 100 euros la hora.
Masaje en La Cabane desde 100 euros la hora. / SUR

Sentirse un vip a pie de playa y contemplar el Mediterráneo desde una cama balinesa para dos es posible desde 190 euros. Esta experiencia incluye atenciones especialesde bienvenida, botella de champán G.H. Mumm, brochetas de fruta, toallitas refrescantes y servicio personalizado. Entre los pluses que podemos añadir a la experiencia están los masajes realizados por manos profesionales. El servicio contempla terapias orientales desde 100 euros por hora. Dentro del club encontraremos además en temporada alta el 'Gran Bufet de La Cabane', con una enorme variedad. Extra que sumará 88 euros por comensal a la factura final. A degustar: marisco fresco (bogavantes, langostas, cigalas, percebes, langostinos o gamba roja…), pescados (rodaballo, lubina, atún rojo, lenguado o salmón), selección de paellas y arroces o carnes rojas. La parte central del restaurante la ocupa un extenso asador con 'show cooking', donde el equipo de cocina de La Cabane prepara en vivo cualquier plato a gusto del cliente.

El 'look' de playa

Para acudir a un beach club de alto nivel como este habrá que vestirse para la ocasión, y en eso la marca de baño Vilebrequin tiene experiencia desde su fundación en Saint Tropez hace casi medio siglo. Por eso volvemos sobre nuestros pasos para encontrar asesoramiento en la boutique que la firma tiene en Puerto Banús. En este caso, pedimos a la encargada un 'look' masculino. Dicho y hecho. Nos viste un maniquí de pies a cabeza. A destacar, el sombrero Panamá, la bolsa reversible, la camisa de fabricación italiana y un traje de baño bordado de la colección Mistral, disponible en una edición limitada y numerada. Este bañador de corte clásico está confeccionado en tejido extremadamente ligero y se puede plegar en el bolsillo trasero para llevarlo fácilmente. La cintura elástica tiene un cordón ajustable acabado con herretes de plata maciza grabados. El precio total del 'look' es de 1.450 euros.

El precio de este 'look' playero con piezas singulares de Vilebrequin es de 1.450 euros.
El precio de este 'look' playero con piezas singulares de Vilebrequin es de 1.450 euros. / N.C.

La casa ofrece también diseños para niños y mujer, de hecho la encargada de la boutique nos relata que entre sus ventas más especiales destaca la realizada a una pareja con motivo de su boda en una playa extranjera. «Nunca imaginé que trabajando aquí podría vestir a unos novios», afirma. Y sí, la pareja se casó de color blanco, pero en atuendo de baño.

Nos llaman la atención los bañadores con bordados en hilo de oro de 24 quilates. Se venden por encargo a partir de 4.600 euros. Este traje de baño masculino tiene unas puntas del cordón a la altura. El cliente podrá escoger para los 'tips' oro macizo o bien oro con zafiros.

Tampoco pasan desapercibidas aquellas colecciones que se confeccionan con tejidos reciclados; por ejemplo, para su gama de trajes MAN, Vilebrequin utiliza un filamento de poliéster reciclado a partir de desechos plásticos recuperados del Mediterráneo por barcos pesqueros. Cinco trajes de baño equivalen a un kilo de plástico. El precio de este bañador 'ecológico' es de 125 euros.

Terminamos en este punto del mapa marbellí nuestro recorrido por puntos clave del ocio, las compras y la restauración de alto nivel. Sacamos la calculadora y respondemos la pregunta inicial. La factura final de los servicios y artículos reseñados supera los 100.000 euros.