Una respuesta a la altura

Una respuesta a la altura
Josele-Lanza -

La escalada criminal marcará en este 2018 un antes y un después. No sólo la cifra –una veintena de episodios entre asesinatos, secuestros e incidentes armados– sino también los métodos crean una alarma social inédita. Las dos explosiones de ayer ante una nave y la casa del dueño del negocio arrojan pocas dudas sobre un salto inquietante. Hace unos días, además, la policía desactivaba un artefacto casero en Marbella y detenía a un presunto implicado. Magníficas noticias que revelan un trabajo que genera confianza ciudadana. La espiral violenta, sin embargo, confirma el peor pronóstico de que la presión policial en el Campo de Gibraltar desplazaría a los narcos a la Costa del Sol. La seguridad –la real y la percibida– no puede instalarse en la fragilidad en una zona turística de primer nivel. El escenario de las bandas criminales ha cambiado y requiere que la lucha policial y judicial afronte la nueva situación con más recursos y el impulso activo sin fisuras desde todos los partidos políticos. Nos jugamos mucho.

 

Fotos

Vídeos