Un ajuste de cuentas con dos bombas agrava la escalada de violencia sin precedentes en la Costa

Agentes de la Policía Nacional, junto a las naves afectadas, en un polígono industrial de San Pedro Alcántara . /Josele-Lanza -
Agentes de la Policía Nacional, junto a las naves afectadas, en un polígono industrial de San Pedro Alcántara . / Josele-Lanza -

Desconocidos atentan contra un chalé en Benahavís y una nave de San Pedro, ambos de un empresario marroquí con antecedentes

HÉCTOR BARBOTTA MarbellaJUAN CANO MálagaALVARO FRÍAS

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad investigan dos atentados con artefacto explosivo que se produjeron en la madrugada de ayer y que presentan indicios de un nuevo ajuste de cuentas en la Costa del Sol. Aunque no se registran personas heridas, sí se han producido importantes daños materiales, según ha podido confirmar este periódico.

Los lugares atacados fueron un chalé en una urbanización de lujo en el término municipal de Benahavís y una nave del polígono industrial de San Pedro Alcántara donde funcionaba un lavadero de coches. Ambos inmuebles resultaron seriamente dañados, al igual que los situados en sus respectivos entornos. La Policía Nacional indicó ayer en un comunicado que, iniciada la investigación y abiertas todas las hipótesis, no se descarta que detrás de los hechos haya un posible ajuste de cuentas.

El primero de estos episodios tuvo lugar en la urbanización Mirador de la Alquería, en el término municipal de Benahavís, después de la medianoche del martes al miércoles, donde a raíz de una explosión resultó incendiado un coche y destrozada la fachada de un chalé. No hubo daños personales. No obstante, fuentes cercanas al caso precisaron que un perro falleció y otro resultó herido a causa de la detonación.

Además

La zona, una urbanización con vecinos de alto poder adquisitivo, la mayor parte extranjeros, cercana a un campo de golf y caracterizada por su tranquilidad, seguía ayer conmocionada por el suceso. El chalé atacado, situado en una calle sin salida, quedó totalmente destrozado en su fachada. La pared y las rejas del muro exterior habían quedado arrancados de cuajo y el muro de la vivienda contigua también presentaba daños en su estructura. Un vehículo que permanecía en la puerta totalmente irreconocible, convertido en un amasijo de hierro y absolutamente calcinado, daba cuenta de la violencia de la explosión. En la mañana de ayer, miembros del Tedax de la Guardia Civil realizaban peritajes en el lugar de los hechos.

El segundo atentado se produjo pocos minutos después del primero, sobre las 00:30 horas, cuando se originó un incendio también como consecuencia de la explosión de un artefacto explosivo colocado en una arqueta junto a la entrada de la nave donde funciona un lavadero de coches en el polígono industrial de San Pedro. Se da la circunstancia de que la empresa atacada es propiedad del dueño del chalé incendiado en Benahavís, un empresario de origen marroquí aunque con nacionalidad española que, al parecer, tiene antecedentes policiales.

En este caso, las consecuencias de la explosión fueron aún más serias. Además de la nave atacada, que quedó dañada en su estructura, también resultaron afectadas al menos cinco naves y cerca de una decena de vehículos. Ayer, mientras efectivos de los Tedax de la Policía Nacional realizaban una inspección ocular en el lugar del atentado, se podían observar los efectos devastadores de la explosión. Además de la nave contra la que se dirigió el atentado, todos los inmuebles contiguos sufrieron graves daños que sus propietarios aún no pueden evaluar, ya que la Policía Nacional valló la zona. No obstante, ayer se observaban puertas desencajadas, techos que se habían desprendido y todas las ventanas en un radio de 50 metros con los cristales destrozados, lo que da una idea de la carga explosiva del artefacto que colocaron.

El atentado del polígono industrial tuvo lugar a apenas 20 metros de la nave donde funcionaba un gimnasio que meses atrás también fue quemado y que, según fuentes cercanas al caso, era propiedad de un supuesto narco conocido como 'El Maradona', que resultaría muerto a tiros semanas más tarde del incendio a la salida de la comunión de su hijo en San Pedro Alcántara. Fuentes próximas a la investigación desvincularon el caso de los artefactos explosivos del asesinato de 'El Maradona' y achacaron los atentados a un aviso probablemente relacionado con el impago de una deuda.

Coche incendiado

Momentos después de la segunda explosión, el coche supuestamente utilizado en ambos atentados, un BMW de alta gama, apareció incendiado en la zona de Nagüeles, en Marbella. La Guardia Civil y la Policía Nacional se han hecho cargo de las investigaciones, ya que los atentados tuvieron lugar en demarcaciones diferentes, la primera bajo jurisdicción del Instituto Armado y el segundo, del Cuerpo Nacional de Policía.

Se trata del segundo incidente que se produce en la zona de Marbella con artefactos explosivos después de que el pasado 11 de septiembre la Policía Nacional encontrara y desactivara una bomba de fabricación casera, cargada con dinamita, en la zona de Altos de Los Monteros, episodio que se ha esclarecido recientemente con la detención de un hombre de nacionalidad holandesa al que se vincula con una organización criminal dedicado al narcotráfico, tal y como adelantó SUR este martes. El arrestado por este suceso de septiembre, que ingresó en prisión, es un hombre de 33 años, nacido en Utrech (Países Bajos) al que se le intervinieron, ocultas en las inmediaciones de su vivienda, cuatro armas de fuego, que corresponden a un subfusil y tres pistolas, y tres cajas de munición.

Tras numerosas gestiones, las investigaciones vincularon al individuo con el artefacto hallado en Altos de los Monteros y concluyeron que la organización criminal a la que pertenece el arrestado se dedicaba a la realización de extorsiones y tráfico de drogas. Entre sus especialidades estaría el uso de artefactos explosivos y armas de fuego para atentar contra la vida de los integrantes de otros grupos criminales rivales que estuvieran en España.

 

Fotos

Vídeos