Un puente hacia la inserción laboral

Un grupo en las instalaciones de Sprinter Marbella. :: sur/
Un grupo en las instalaciones de Sprinter Marbella. :: sur

Fundatul pide ayuda para consolidar y expandir su más reciente programa de apoyo a las personas con diversidad funcional, CualificaMe

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

«S.O.S». Este es el mensaje lanzado por la Fundación Tutelar de Marbella que necesita financiación para consolidar y expandir el Programa CualificaMe. Un plan formativo mediante prácticas no remuneradas, realizadas bajo la supervisión técnica de Fundatul en empresas socialmente responsables, que brindan sus instalaciones para que personas con diversidad funcional -Down, Asperger, Autismo o cualquier otra discapacidad- puedan tomar contacto, por primer vez, con un entorno laboral real en el que desarrollar competencias y habilidades.

Fundatul reclama financiación, a través de donaciones de particulares, para incrementar la plantilla de técnicos al frente del programa. En la actualidad son dos los profesionales contratados para llevar a puerto un magno programa que se desarrolla de forma grupal, rotando a los usuarios por empresas diferentes a fin de que desempeñen distintos trabajos, siempre acompañados por un técnico que les guía en todo momento y evalúa sus capacidades en los entornos laborales.

Recientemente, Fundatul ha llamado a las puertas de la Diputación Provincial, la Junta de Andalucía y la Obra Social de La Caixa para intentar insuflar aire a un programa que «se desarrolla a pulmón» con una aportación mensual de los padres, economías que tal y como apuntan desde la fundación, en muchos de los casos, ya no dan para más. A la espera se hallan de que las puertas se abran, así que, entretanto, apelan a la sociedad civil para lograr donaciones puntuales o socios a partir de 5 euros al mes (https://www.fundatul.org), que contribuyan a la normalización laboral de personas con perfiles diversos y que ya han alcanzado la mayoría de edad e incluso rebasan los 40 años como ocurre con uno de los usuarios. «Personas que necesitan más entrenamiento tanto en habilidades como en competencias laborales y en general en su autonomía social para ser independientes el día de mañana», explica Elena Martín, preparadora laboral de la fundación.

La limitación de personal no sólo impide que el programa llegue a otras personas con discapacidad y empresas de la provincia más allá del ámbito geográfico de la ciudad de Marbella, sino que, además, condena a la no realización de prácticas en establecimientos que aún estando dispuestos a ceder sus instalaciones, por su dimensión, no pueden dar cabida a grupos grandes de alumnos. Lamentablemente esta casuística ya se ha dado y el convenio se ha frustrado ante la imposibilidad por parte de Fundatul de dedicar un técnico en exclusiva a las prácticas de un par de personas.

Lista de espera

La fundación con sede en San Pedro Alcántara incluyó el programa CualificaMe en su cartera de servicios en el mes de enero para ordenar el itinerario laboral de sus usuarios, de modo que sea la antesala de su exitoso plan de Empleo con Apoyo, una de sus iniciativas veteranas, con una década de vida, y en el que la persona se incorpora a su puesto de trabajo con la asistencia de un orientador laboral durante el tiempo que sea preciso, incluso si fuera necesario por todo el periodo de vigencia del contrato firmado entre la empresa y el trabajador. «Lo ideal es que los chicos pasen por el CualificaMe, adquieran confianza, experiencia y habilidades mientras los analizamos a fondo con un itinerario personalizado para descubrir cuál es su mayor capacidad, en qué se desenvuelven mejor para que pasen a los servicios de Empleo con Apoyo y en el momento que salga una oportunidad se enganchen al mundo laboral», explica la técnico laboral.

CualificaMe, desarrollado de forma semestral, contó en su primera oleada con 10 usuarios, en la segunda que arrancó en septiembre, con 23 y cuatro personas están en lista de espera por la incapacidad financiera para contratar más técnicos. Las empresas que actualmente están prestando sus instalaciones al programa son Colegio Alborán, Marriot Playa Andaluza, Sprinter y Worten, mientras que a la espera de firma se encuentran los convenios con Supersol y Guerrero Car Marbella. Junto a financiación, Fundatul reclama asimismo mayor diversidad de gremios en los que desarrollar las prácticas, como el tecnológico. «Sabemos las limitaciones de cada uno de ellos -asegura Martín-, pero todos tenemos alguna y nos dedicamos a lo que nos dedicamos porque es lo que mejor sabemos hacer, pues ellos igual».

Más

 

Fotos

Vídeos