Se presenta herido en la comisaría de Marbella y dice que ha sido secuestrado y torturado durante varios días

Imagen de archivo de la comisaría de Marbella./Josele-Lanza -
Imagen de archivo de la comisaría de Marbella. / Josele-Lanza -

La Policía Nacional ha detenido ya a dos sospechosos en relación a los hechos y ha registrado su domicilio, situado en Mijas, en busca de pruebas

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Se presentó en la comisaría de Marbella con la cara destrozada por los golpes. Decía que había sido secuestrado y torturado durante días. Y sabía cómo llegar a los autores. La denuncia de la víctima precipitó una operación policial que suma ya dos detenidos, ambos de origen francés, y que continúa abierta, según han confirmado desde la Comisaría Provincial.

Los hechos suceden el martes, sobre las siete de la tarde. El hombre, que aún tenía marcas de cinta adhesiva en la cara y en las manos, y lesiones propias de la tortura que decía haber sufrido, proporcionó a los agentes de la Policía Nacional algunas pistas que resultaron claves para la investigación: dio información de los autores y la matrícula del coche en el que se movían.

La resolución del caso no tardaría en llegar, ya que, según adelanta hoy Abc, la policía localizó el vehículo en Mijas horas después de la denuncia. Agentes de la Unidad contra las Drogas y el Crimen Organizado (Udyco)-Costa del Sol lo interceptaron en la calle Esmeralda, en Riviera del Sol, y detuvieron a sus dos ocupantes, ambos de origen francés.

Parece ser que los individuos se dirigían a su domicilio, situado en la misma zona y que fue ubicado por los investigadores. Inmediatamente, solicitaron una orden de entrada al juez de guardia y éste autorizó el registro en busca de pruebas que relacionaran a los sospechosos con el secuestro y las torturas que denunciaba la víctima.

No obstante, en la propia detención ya encontraron pruebas que podrían relacionarles con los hechos. Al parecer, los policías observaron que uno de los arrestados tenía unas gotas de sangre en las zapatillas, por lo que se las intervinieron y las mandaron a analizar por si coinciden con la sangre de la víctima. También llevaban en el vehículos unas bridas de plástico.

La investigación, en cualquier caso, continúa abierta para determinar cuántas personas participaron en los hechos y esclarecer el motivo del secuestro denunciado.