El Pleno debate hoy la nueva ordenanza para que los empadronados viajen gratis en el transporte urbano

La sesión abordará además la modificación de las normas urbanísticas para la construcción de entreplantas en las naves industriales

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El Ayuntamiento de Marbella celebra hoy sesión extraordinaria de Pleno en la que se debatirá una de las medidas más esperadas por los vecinos, se trata de la nueva ordenanza municipal reguladora del transporte público de viajeros en autobús, para que se inicie su fase de aprobación. Una normativa que recoge entre sus puntos la gratuidad del servicio para los empadronados. La ordenanza ya obtuvo el visto bueno de la Junta Local de Gobierno y no recibió ninguna sugerencia durante el primer periodo de exposición al público. El documento se eleva ahora para su aprobación provisional al Pleno y posteriormente se abrirá un nuevo periodo de alegaciones. La idea con la que trabaja el equipo de gobierno es que pueda entrar en vigor durante el primer trimestre de 2019.

En concreto, la ordenanza regula tarjeta de movilidad municipal, que se configurará como un título personal e intransferible que podrá ser dispensado a todas las personas empadronadas en el municipio y que tendrá una vigencia de dos años, con excepción de los jubilados, cuya tarjeta será de uso indefinido.

Se trata de una de las medidas estrella del actual Ejecutivo local desde donde se subraya que «convierte a Marbella en pionera y es beneficiosa porque contribuirá a reducir el tráfico y la contaminación, al tiempo que fomenta el empadronamiento en el municipio».

El Pleno abordará igualmente una propuesta de la alcaldesa Ángeles Muñoz sobre la regulación del complemento de productividad del personal a su servicio, y otra para la suscripción del nuevo convenio entre la Secretaría de Estado de Hacienda (Dirección General del Catastro) y el Ayuntamiento para la colaboración en materia de gestión catastral.

Igualmente se espera aprobar la modificación de las normas urbanísticas que permiten a las naves industriales y comerciales de los polígonos construir entreplantas sin que ello compute en la edificabilidad. Sobre este punto, el grupo municipal socialista ha defendido que la medida «no da respuesta real a las necesidades del sector». Los socialistas solicitan la «máxima posibilidad de uso comercial o productivo que permita la ley en la modificación que se lleva a pleno». En principio se autorizaría un 40% de la superficie de la planta del local.

Desde el grupo socialista se reclama además «más participación del sector, ya que el gobierno del PP ha realizado una modificación en los criterios urbanísticos con prisas y de espaldas al sector», indicaron en un comunicado.