La plaga de alga asiática obliga a desplegar un servicio especial de limpieza en las playas de Marbella

Un tractor equipado con una malla fina acopia la arena con algas junto al paseo marítimo./ SUR
Un tractor equipado con una malla fina acopia la arena con algas junto al paseo marítimo. / SUR

En julio se retiraron 750.000 kilos de esta especie invasora que ahoga a las flotas pesqueras

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El alga 'Rugulopterix okamurae', originaria del continente asiático, que está colonizando caladeros de Marbella con graves consecuencias para al sector pesquero de ambas ciudades, también está teniendo un efecto llamativo en tierra. En plena temporada turística, el Ayuntamiento de Marbella se ha visto obligado a desplegar un servicio especial de madrugada para retirar de forma manual y mediante maquinaria las algas presentes en los arenales de su término municipal, a fin de que las playas presenten la mejor cara posible para los miles de bañistas que disfrutan de ellas durante agosto. El mes pasado este dispositivo retiró 750.000 kilos de algas con una especial incidencia en el litoral de San Pedro Alcántara, donde los efectivos tuvieron que emplearse a fondo.

Estos trabajos, coordinados por las delegaciones municipales de Limpieza y Playas, han supuesto hasta el momento un desembolso para las arcas municipales de más de 35.000 euros, incluidos los medios utilizados y el transporte de todo el material recogido a la planta de tratamiento de residuos de Casares.

Maquinaria pesada y una veintena de operarios integran el dispositivo de limpieza

El concejal de Limpieza, Diego López, señaló que la playa más afectada por este fenómeno natural en el mes de julio fue La Salida, en San Pedro Alcántara, donde se recogieron la gran mayoría de ejemplares de esta especie, mientras en el centro de Marbella y Puerto Banús su presencia fue mucho menor, por lo que su retirada se realizó manualmente o con tractores dotados de mallas finas.

En concreto, el dispositivo está integrado por maquinaria pesada –cuatro tractores remolque con pala cargadora y camiones especiales de gran tonelaje capaces de transitar por la arena– así como por una veintena de operarios.

El dato

Inversión.
35.000 euros es el coste del servicio para las arcas municipales hasta el momento, incluidos los medios utilizados y el transporte de todo el material recogido a la planta de tratamiento de residuos de Casares.

La mayoría de los servicios son realizados de madrugada, prolongándose durante las primeras horas de la mañana, desde las 4.00 hasta las 11.00 horas aproximadamente, para no incidir en el horario de mayor volumen de bañistas. «Seguiremos trabajando día a día, con todos los medios materiales y humanos de los que disponemos, para que nuestra costa esté en las mejores condiciones para que puedan disfrutarla todos los ciudadanos», afirma el responsable del área de Limpieza, quien subrayó el esfuerzo realizado desde el Ayuntamiento para dar una rápida respuesta al desafío que ha supuesto la llegada de esta especie natural.

Pérdidas

Esta alga de origen asiático con nombre propio, 'Rugulopterix okamurae', está afectando al Estrecho de Gibraltar, a la Bahía de Cádiz y a localidades vecinas como Estepona. De hecho, el sector pesquero gaditano y malagueño se está viendo seriamente perjudicado tal y como denunció está semana en SUR el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Marbella, Manuel Haro, quien concretó que en estos momentos la proliferación del alga mantiene amarrados a puerto a casi 30 barcos de artes menores que representan el sustento de 70 familias en Marbella. «No están pescando y hemos agotado todas las posibilidades. El alga estaba en la zona de San Pedro, en Poniente, pero ahora ha llegado hasta Cabopino, la zona de Levante, que era el único lugar que quedaba libre», afirmó el representante de la Cofradía de Pescadores.

Marbella y Estepona suman más de 40 barcos parados a causa de la expansión de la 'Rugulopterix okamurae'. El Gobierno central ha iniciado por la vía de urgencia la inclusión de este alga en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras con el objetivo de que sea efectiva a final de año como muy tarde. La declaración de forma oficial como especie invasora es imprescindible para activar medidas correctoras y compensatorias y ha sido reclamada por científicos que analizan la presencia del alga y por los sectores afectados por su expansión.