El nuevo PGOU de Marbella abre la puerta a que el traslado del polígono se consensúe con los empresarios

Ángeles Muñoz durante su intervención en el desayuno-coloquio de Apymem. :: josele-lanza/
Ángeles Muñoz durante su intervención en el desayuno-coloquio de Apymem. :: josele-lanza

El proyecto, que no fue abordado con el sector en el plan de 2010, está supeditado a la posible ampliación de La Bajadilla y a su área de influencia

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella (cuya redacción está en licitación) no sólo vendrá a poner orden en el urbanismo local, tocado tras la anulación del plan de 2010, sino que además será una oportunidad para revisar algunos proyectos. Es el caso del traslado del polígono La Ermita, una iniciativa vinculada a la ampliación del puerto de La Bajadilla que, al igual que esta, quedó paralizada. La alcaldesa Ángeles Muñoz anuncia que el nuevo planeamiento permitirá que ese traslado se pueda programar y realizar en consenso con los afectados, en este caso, con los empresarios propietarios de las naves industriales y negocios que operan en el recinto. El anuncio lo efectuó en un desayuno informativo organizado por la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Marbella (Apymem) y ante un centenar de personas.

«Cuando se hizo el anterior Plan General y se incluyó dónde se iba a ubicar el polígono y de qué manera no hubo consenso alguno ni interlocución con los directamente afectados. Entendemos que hace falta no sólo un proyecto de futuro, sino además que este tenga en cuenta las voces de los afectados. Es un momento esencial el actual, con una legislatura por delante en la Junta con un color político que va a apostar por Marbella, y con la oportunidad que nos brinda la redacción de un nuevo plan general», explicaba la regidora en referencia además al encallado proyecto de ampliación de La Bajadilla. En manos de la Junta de Andalucía está retomar o no este proyecto y cómo. Será de esta decisión de la que dependa cómo se haría el trasladado de La Ermita, según ha concretado Muñoz. «En ese plan es donde se determinará cual va a ser el área de influencia de la Bajadailla, que es esencial para el traslado del polígono y en qué condiciones y de qué manera», indicó, defendiendo, a preguntas de los asistentes, que a La Bajadilla «hay que darle una solución. Hace falta definir si cabe la ampliación, cómo será, hacer un plan de aparcamiento y un plan director. Un proyecto serio». Una decisión que, como recordó, está en manos de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA). «Se necesita, para empezar, que por parte de la APPA se decante y estudie las posibilidades de este proyecto», señaló.

Para conocer precisamente los planes que maneja el nuevo gobierno bipartito en la Junta sobre este proyecto, Ángeles Muñoz ha anunciado que la próxima semana mantendrá un encuentro con el nuevo director de la APPA, el exalcalde de Córdoba Rafael Merino.

La regidora ha anunciado además que el lunes tendrá su primera reunión con la nueva delegada del gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, con quien abordará la larga lista de asuntos pendientes de la Administración regional con la ciudad. «Tendremos por primera vez un gobierno que se va a preocupar y trabajar de manera conjunta con Marbella, con una comunicación fluida».

Sobre los plazos del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, Muñoz ha situado la aprobación definitiva del mismo en el año que viene. Confía, dice, en que en 2019 se pueda tener no sólo el avance de plan sino también su aprobación inicial. «Esta semana termina de plazo para la presentación de proyectos y antes de que termine el mes de abril se adjudicará. El objetivo es que podamos tener la aprobación inicial del Plan General incluso en este mismo año», defiende la regidora. «Por parte de la delegación de Ordenación del Territorio se está haciendo un gran esfuerzo para que la tramitación de todas las modificaciones puntuales salga adelante y que no haya un parón en proyectos interesantes para la ciudad», remarcó, al tiempo que incidió en que a partir de que se produzca la entrada en vigor del PGOU, Marbella tendrá «más seguridad, estabilidad y fiabilidad».

Más