Marbella quiere gimnasios en las playas durante todo el año

Modelo de contenedor marítimo para el que se ha pedido permiso. /SUR
Modelo de contenedor marítimo para el que se ha pedido permiso. / SUR

El Ayuntamiento propone cuatro ubicaciones litorales para el desarrollo de la práctica deportiva en contenedores marítimos

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Ayuntamiento de Marbella ha solicitado a la Junta de Andalucía licencia para la instalación de contenedores marítimos destinados a la práctica de la actividad física en las playas del término municipal durante todo el año. Según el escrito presentado por la Administración local y al que ha tenido acceso este periódico, la propuesta afecta a las playas de La Venus, Nagüeles (Puente Romano), El Cable y San Pedro Alcántara. La materialización de la iniciativa implica una modificación del Plan de Explotación de Aprovechamientos de Temporada de Playas del término municipal de Marbella para los ejercicios 2018-2021.

«Lo que pretendemos desde el equipo de gobierno es seguir con ese objetivo que nos marcamos desde nuestra llegada para que las playas tengan uso todo el año», afirma el concejal del ramo, Manuel Cardeña, sobre el propósito principal que se persigue. El edil subraya que su departamento ha dado numeroso pasos en este sentido durante 2018, con un servicio de ludoteca desde septiembre a diciembre y la pretensión de volver a activarlo a primeros de este mes de marzo, un operativo de Salvamento y Socorrismo que ha estado activo hasta el Puente de la Inmaculada, alargando la temporada, y la ampliación, con ese mismo afán, de las autorizaciones para las instalaciones temporales (como son los permisos de hamacas o actividades náuticas), desde el 15 de marzo al 15 de diciembre. «Ahora –indica–, queremos dar un paso más, poniendo esos gimnasios para dar un servicio extra en nuestras playas durante todo el año».

Propuesta

4
playas: La Venus, Nagüeles (Puente Romano), El Cable y San Pedro Alcántara
Tarifas
1 sesión. 10 euros. 3 sesiones. 24 euros. 5 sesiones. 35 euros. 10 sesiones. 60 euros.

Según el dosier adjunto a la petición, el modelo por el que se apuesta responde a «un gimnasio portátil en forma de contenedor marítimo adaptado para la práctica de la actividad física a su alrededor» bajo un modelo de «pago por uso». El cubo cerrado ocupa 7,27 metros cuadrados y abierto 15,54 metros cuadrados y el área total necesitada para el desarrollo de la actividad será de 120 metros cuadrados. Para el anclaje del contenedor, provisto de un tratamiento anticorrosivo garantizado por cinco años, la memoria señala que no será necesario ningún tipo de obra. «Se anclarán picas metálicas –recoge– las cuales serán retiradas a la vez que se retire el contenedor, sin generar ningún tipo de escombro ni residuo y dejando el suelo en el mismo estado que se encontraba antes de la colocación del módulo contenedor».

Dirección y capacidad

La actividad diseñada se enfoca en clases de entrenamiento funcional, con base en el trabajo de fuerza, de unos 30 minutos de duración, de lunes a domingo, bajo la tutela de profesionales de la actividad física –licenciados/graduados en Ciencias de la Actividad Física y Deporte (CAFD)–. Con un total de 10 clases diarias divididas en tandas de mañana y tarde, en función de la climatología, horas de sol y evolución de la actividad en cuanto a número de participantes. El cubo propuesto dispone de material deportivo tanto en su propia estructura como en el interior (barras olímpicas, discos, cuerdas o mancuernas, entre otros elementos).

El dosier informativo remitido, subraya que este novedoso servicio en el litoral contribuirá a la promoción de la oferta deportiva de la ciudad; a promover la actividad física al aire libre y un estilo de vida saludable durante todo el año gracias al microclima de Marbella; a incrementar las prestaciones de las playas, fuera del periodo estival, tanto para residentes como para turistas; además de generar empleo y posibilidad de emprendimiento. Y es que el Ayuntamiento, a través de la delegación municipal de Playas, plantea una gestión indirecta del servicio con tarifas ya fijadas y que se remiten en la misma propuesta.

La estimación de oferta de plazas para la realización de la actividad, a pleno rendimiento del cubo, es de 130 personas/día, aproximadamente. Asimismo, con el fin de que el servicio sea accesible para todo tipo de público, se apuesta «por un pavimento formado por losetas de 1x1 m. cuya instalación no requiere de adhesivo». Ese pavimento, según la memoria, «es óptimo para la absorción de impactos, protección del subsuelo y evita los desplazamientos incluso en mojado». Además, subraya, «hace accesible la actividad a una persona que pudiera ir en silla de ruedas al ser una superficie firme, estable y totalmente lisa».

El concejal de Playas indica, por su parte, que de obtenerse permiso para la implementación de estos novedosos gimnasios no sólo se dotaría de un nuevo servicio diferenciado al litoral marbellí, sino que se potenciaría la creación de empleo entre las empresas del sector. «Esperemos que sean de Marbella las que se quieran interesar», apostilló.