Marbella activa un plan de inspección contra excesos de ruidos y ocupación de vía pública

Restaurantes con terrazas en la Plaza de los Naranjos. J/osele-lanza
Restaurantes con terrazas en la Plaza de los Naranjos. J / osele-lanza

Técnicos del área municipal de Industria y agentes de la Policía Local coordinan los controles que se realizarán en establecimientos de todo el término municipal

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El Ayuntamiento de Marbella quiere garantizar el a veces complicado equilibrio entre la actividad de los negocios a pie de calle y el derecho al descanso de los vecinos, una convivencia que tendrá a partir de ahora un respaldo normativo unificado en el Plan de Inspección de Establecimientos de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y de la Ocupación del Viario Público con elementos que conforman las Terrazas o Veladores de dichos establecimientos. Este plan, con vigencia bianual (2019-2020), es de nueva creación y en él participan de forma coordinada técnicos del área municipal de Industria y Vía Pública y la Policía Local.

«Ya en la ordenanza de convivencia que aprobamos el año pasado se creó un equipo coordinado con inspectores de Vía Pública y la Policía Local, que ahora controlarán las actividades de estos establecimientos para garantizar que se cumplan las normas establecidas, tanto de ruidos como de ocupación de vía pública», explica José Eduardo Díaz, edil de Industria.

Establecimientos con actividades musicales, bares y restaurantes con terrazas, tiendas con expositores externos., cines, establecimientos creativos y de juegos, salones de celebraciones... La lista de establecimientos públicos que serán objeto de este plan de inspección es tan largo como oferta existe en el municipio. Los controles, advierte Díaz, llegarán a todo el término municipal, «intentando poner orden en un área que el anterior equipo de gobierno desatendió, con un abandono total del control y a la inspección», recalca.

El plan municipal tiene por objetivo comprobar la adecuación de los establecimientos públicos a las exigencias de la Ley 13/1999, de 15 de diciembre, de espectáculos públicos y actividades recreativas en Andalucía, así como a las determinaciones contenidas en las normas ambientales y en las ordenanzas municipales de aplicación, en particular, las establecidas en el Decreto 165/2003, de 17 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Inspección, Control y Régimen Sancionador de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía. Así se recoge en el decreto emitido por la propia alcaldesa Ángeles Muñoz, con fecha de 1 de abril de este año, dando a conocer la puesta en marcha del plan de inspección. Como criterios de actuación aplicables al ejercicio de inspección, se tendrán en cuenta –recoge el decreto– los principios de igualdad de trato, necesidad y de proporcionalidad, preceptuados en el artículo 84.2 de la Ley 7/1985, Reguladora de las Bases de Régimen Local y artículo 100 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

«Se trata de hacer cumplir las leyes existentes dentro de las competencias en esta materia que, de forma compartida, tenemos el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía», subraya José Eduardo Díaz.

Las actividades y establecimientos públicos sujetos al programa de inspección se dividirán en áreas o sectores que conforman el término municipal, con una preferente atención a aquellas zonas en las que se aglutinan un mayor número de establecimientos, cuyas actividades, tanto en su interior como sobre el viario, puedan causar molestias a los vecinos o a los viandantes. Se llevarán a cabo los controles preferentemente en los horarios en los que se hayan detectado, ya sea por controles efectuados con anterioridad o bien por denuncia que se haya presentado, que aquellas actividades pueden generar un nivel de ruido o riesgo elevado.

En cada una de las inspecciones se comprobará numerosa documentación como la general del establecimiento (como autorización del Ayuntamiento, titularidad, contrato de seguro obligatorio, empresa de seguridad, hojas de reclamaciones, o permisos por ocupación de viario público); la documentación técnica de las instalaciones que conforman el establecimiento; la verificación de la adecuación de las instalaciones (eléctricas de baja tensión, contra incendios, evacuación, accesibilidad, condiciones higiénico-sanitarias y ordenanzas municipales de aplicación).

Junto a ello, de forma coordinada entre la Policía Local y el Servicio de Inspección se harán ciclos de revisiones periódicas durante el funcionamiento diurno o nocturno de los establecimientos públicos verificando el cumplimiento de horarios, el límite de ocupación establecido para el aforo del local, número de personal de vigilancia, vías de evacuación, salidas y emergencias, condiciones de higiene, cumplimiento de las condiciones específicas de admisión y comprobación de que las terrazas o veladores no superen el horario máximo establecido ni la ocupación autorizada.

«Ejemplo de convivencia»

«Marbella, a pesar de su carácter turístico, y que ve incrementada su población en determinadas temporadas del año es un ejemplo de convivencia, y no detectamos problemas serios en el cumplimiento de estas normas. Pero debe velarse por esa convivencias y apelamos a los hosteleros a que hacen un esfuerzo por no romperla», apunta el concejal responsable de Industria, que añade que junto a las verificaciones citadas, se controlarán igualmente la movilidad en casos de acceso de vehículos de carga y descarga.

Desde hace unos meses el departamento de Industria viene reforzando los controles de inspección, que ahora, a través de este plan, tendrán una planificación.

Para garantizar ese cumplimiento y el buen fin del objetivo marcado, el Ayuntamiento está en proceso de contratación de un ingeniero industrial para reforzar el área de Industria. «Contamos con dos inspectores y este sería el tercero. Nos faltaría más personal, pero con lo que tenemos vamos a ir quitando el tapón que nos encontramos en este área cuando volvimos al gobierno municipal hace año y medio», subraya.

El plan, con un texto inicial genérico que se irá desarrollando en medidas más concretas, contará con su planificación antes de verano.