La Iglesia de la Encarnación se somete al arreglo del tejado de su nave lateral

Un gran andamio preside la fachada de la iglesia /Charo  Márquez
Un gran andamio preside la fachada de la iglesia / Charo Márquez

La actuación, que tiene un presupuesto de 105.000 euros, se sufragará con los donativos e ingresos ordinarios del templo

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZMarbella

Los andamios han tomado la iglesia de La Encarnación. El templo se va a someter a una actuación para remodelar el tejado de la nave lateral situada junto a la plaza. Tras una revisión anual de la techumbre se detectaron numerosas filtraciones y desperfectos que urge arreglar.

La actuación implica la retirada de las tejas actuales, la sustitución de la estructura de madera, la colocación de una capa de impermeabilizante y de nuevo la instalación de tejas.

La iglesia de La Encarnación es un edificio del siglo XVII y por lo tanto siempre presenta algún desperfecto a reparar. Hace unos años se acometió la reparación del techo de la nave central, pero no pudieron ejecutarse ni las cúpulas, ni las naves laterales. Hace tres años se sanearon las cúpulas altas, un trabajo muy complicado que implicó la instalación de andamios a gran altura. Y ahora ha sido el turno de esta nave lateral, además del techo de la sacristía.

El padre José López estima que los trabajos estarán concluidos en septiembre pues urge que concluyan antes de que comiencen las lluvias. «Este tipo de trabajos hay que hacerlos en verano porque una vez que se retiren las tejas abajo sólo queda escayola y cañizo y no corramos el peligro de que se dañe», apunta el padre

El presupuesto de esta actuación es de 105.000 euros, que será financiado con los ingresos ordinarios de la iglesia, procedentes de las aportaciones en misa, donaciones, de bodas, bautizos. «Este dinero estaba ahorrado y suponemos que ahora en verano, los generosos turistas que visitan nuestro templo también nos ayudarán con su donativo», confías López.

Las obras no afectarán al ritmo habitual del templo, ni a los cultos. Únicamente la puerta de la plaza quedará menguada por la colocación de una barra del gran andamio instalado en la fachada. Esta limitación en la puerta lateral de la iglesia impedirá que algunos tronos, como el de la Virgen del Carmen, puedan entrar y salir por esta zona y tendrán que utilizar la puerta principal que desemboca en calle Caridad. Pero seguirá abierta como acceso al público.

Una vez que concluya este proyecto está previsto acometer el tejado de la otra nave lateral, «que suponemos que cuando hagamos la revisión presentará las mismas deficiencias que éste», advierte el cura.

Aunque habrá que esperar uno o dos años para poder emprender esta segunda actuación. «Cuando los tejados se arreglan el edificio se conserva mejor, y esperamos no tener que hacer frente a ninguna otra obra de calado», comenta el párroco José López.