Familiares de Sarah, una joven de 18 años que ha perdido manos y pies, recaudan fondos para comprarle prótesis

Sarah durante su ingreso en el Hospital Regional de Málaga/SUR
Sarah durante su ingreso en el Hospital Regional de Málaga / SUR

La chica superó hace unos meses una sepsis de la que arrastra graves secuelas como las amputaciones de extremidades y problemas renales

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

La vida de Sarah Almagro Vallejo cambió radicalmente a finales del pasado mes de julio. A sus 18 años era una chica normal de su edad, sana, y amante del deporte. Últimamente hacía crossfit y surf. Pero la mañana del 23 de julio todo cambió cuando entró en la UCIdel Hospital Costa del Sol. La noche antes comenzó a presentar fuertes dolores abdominales, vómitos y fiebre, síntomas que fueron diagnosticados en el centro de salud al que le llevaron sus padres como una gastroenteritis. A la mañana siguiente estaba peor y acabó en urgencias del hospital y de ahí pasó a la UCI. Una sepsis causada por una bacteria meningocócica le provocó un colapso multiorgánico. Estuvo diez días en coma inducido. Desde entonces, tanto ella como sus familiares, vecinos de Marbella, encaran con toda la fortaleza de la que son capaces una situación que, pese a todo, no permiten que les supere. Como secuelas más graves de la infección Sarah ha perdido las dos manos y los pies, necesita pasar por diálisis varias veces a la semana y a día de hoy aún sigue ingresada en el hospital Regional Universitario de Málaga adonde fue derivada y donde está recibiendo injertos en sus extremidades en la Unidad de Quemados.

Cómo colaborar

Ingresos en la cuenta IBAN ES50 2103 1105 7300 3002 4341. Swift Code: UCJAES2M. Comprando pulseras. Se pueden pedir en: somostuola.pedidos@gmail.com

El caso de esta joven marbellí que sus familiares han querido ahora hacer público ha conmovido no sólo a sus amigos y familiares más cercanos. Las redes sociales se han encargado de que su historia traspase fronteras y de ella ha surgido un movimiento de apoyo en forma de asociación que acaba de constituirse para dar visibilidad a una enfermedad que cada año provoca más fallecimientos que los cánceres de mama o de colon, según los datos de la Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias y que afecta anualmente a más de 16.000 personas en la provincia de Málaga. Pero además para recaudar fondos que permitan a Sarah disponer, una vez que abandone el hospital y pueda iniciar su rehabilitación, las prótesis que, como defiende su padre, Ismael Almagro, permitan a la chica «tener una vida lo más parecida posible a la que tenía antes».

'Somos tu ola' es el nombre del colectivo que nace con el objetivo de «dar respuesta a los problemas y necesidades» reales de las personas que han sufrido sepsis y/o amputaciones en la Costa del Sol. «Todo este movimiento surge conforme te das cuenta de los daños y secuelas que ha dejado la infección. Tras diez días en coma en una situación que era cuestión de vida o muerte, te dicen que la niña sale adelante. Pero luego te enfrentas a una situación muy difícil de la que se sabe muy poco», explica Patricia Vallejo, tía de Sarah y portavoz de la familia.

Foto reciente de Sarah Almagro, antes de la sepsis
Foto reciente de Sarah Almagro, antes de la sepsis

Aún hoy no se explican qué pudo ocurrir. «Nadie es capaz de entender que en cuestión de tres o cuatro horas ocurriera lo que ocurrió. Nos llegaron a decir que la situación era extremadamente crítica y la indujeron al coma», narra Ismael Almagro, padre de la joven, incapaz de controlar la emoción al rememorar aquellos momentos. Poco a poco Sarah salió adelante pero el paso de los días dejó al descubierto nuevas dificultades. «Entre la bacteria y la medicación se produjeron daños vasculares muy graves que derivaron en las amputaciones», relata el progenitor, que muestra ahora su preocupación por la evolución de los riñones que «aún no están recuperados y no están funcionando como para que nos quedemos tranquilos».

«Aceptarlo es muy difícil»

Informada desde el primer momento de su estado, algo en lo que vienen trabajando psicológicamente sus propios padres, Sarah no pierde, aseguran, el ánimo. «Aceptarlo es muy difícil, pero asumirlo lo tiene asumido porque estamos trabajando en el tema de prótesis». Cuenta el padre que ha prometido a su hija que le procurará una vida «lo más parecida posible a la que tenía». Para ello, indica, «es necesario disponer de las prótesis más avanzadas que hay en el mercado». Las que proporcionaría el SAS, lamenta, «vienen bien para una persona mayor, pero no para que una niña de 18 años haga su vida».

En su lucha por cumplir su promesa, Ismael acudió hace unas semanas a la feria internacional Orto Medical Care, en Madrid, en la que se presentan las últimas novedades. «Cuando entras ahí se te cae el mundo encima, pero cuando sales lo haces con soluciones». Unas soluciones –piezas biónicas, fundamentalmente– que no son accesibles a todos los bolsillos. Los cálculos realizados por la familia sitúan el coste en unos 200.000 euros para las cuatro extremidades y por un periodo de seis años, dado que tanto los anclajes como las prótesis deben irse renovando. «Yo le planteé a mi hija venderlo todo pero aún así no me llega. Por eso decidimos contar la historia y hacerlo público».

Amigos de la familia han creado una asociación mediante la que se canalizará la ayuda recibida

Y la respuesta de los vecinos de Marbella no se ha hecho esperar y han recibido una ola de cariño tal que así se ha bautizado la asociación (Somos Tu Ola) constituida por tres amigos de la familia: dos abogados y una economista, que se encargarán de recaudar los fondos. En mitad del dolor y el «calvario» por el que pasa la familia, Ismael Almagro ha querido que el proceso de recogida de ayudas se haga «de la forma más limpia y transparente posible». De hecho, indica, los familiares no tienen acceso a la cuenta que se ha abierto para las aportaciones. De ello se encargan el presidente de la asociación, Antonio Linares; el vicepresidente y secretario, José Luis Carreño; y la Tesorera, Begoña Ric; profesionales de Marbella y amigos que de esta forma desinteresada ponen su granito de arena.

Practicando una de sus pasiones, el surf.
Practicando una de sus pasiones, el surf. / SUR

Particulares, entidades privadas e instituciones publicas como el Ayuntamiento de Marbella se han movilizado ya para colaborar con Sarah. Desde el área municipal de Deportes, con Javier Mérida al frente, se están preparando actividades que a mediados de diciembre destinarán toda su recaudación a la compra de las prótesis de la joven.

A Ismael Almagro le queda otra lucha por delante, reconoce, «concienciar sobre la necesidad de cambiar el calendario vacunal. Esta enfermedad se previene con una vacuna y hay que reordenar ese calendario. Si no es ya por mi hija, que sea por otros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos