El centro de apoyo para niños con necesidades especiales de Marbella concluye la fase de obras

En el exterior se ultima la piscina de hidroterapia de la Casa Global Gift./SUR
En el exterior se ultima la piscina de hidroterapia de la Casa Global Gift. / SUR

Los avances del proyecto impulsado por la Fundación Global Gift se presentan este jueves tras una inversión de más de 500.000 euros

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El centro multifuncional de atención a la infancia promovido por la Fundación Global Gift en Marbella ha concluido el grueso de las obras tras una inversión que ronda el medio millón de euros, fondos que provienen de los eventos benéficos que la entidad promueve en diferentes ciudades del globo. En la actualidad, los obreros rematan los últimos detalles de la construcción que se presentará en sociedad este jueves, de la mano de la presidenta y creadora de la Fundación, María Bravo, en un acto en el que se prevé la presencia asimismo de varios benefactores del proyecto, entre ellos, la actriz Eva Longoria, que además es madrina del equipamiento. La previsión es que este centro multifuncional, donde se impartirán terapias destinadas a menores con necesidades especiales, comience a operar en el mes de octubre.

El proyecto de la Casa Global Gift empezó a fraguarse en el año 2013 con la disposición por parte de la empresaria de promover la inclusión social de los niños y niñas de Marbella con alguna discapacidad o enfermedad. En julio de 2015, con el tripartito en el equipo de gobierno, la Fundación y el Ayuntamiento iniciaron las primeras conversaciones para plantear cómo podría ser el centro y el lugar más indicado para albergar la sede.

A finales de ese mismo año, el Ejecutivo propuso que fuese un inmueble municipal ubicado en la carretera de La Virginia, conocido como Casa la Panocha, el lugar donde instalar la Casa Global Gift y en junio de 2016 arrancó el proceso burocrático de desarrollo del proyecto arquitectónico para obtener las diferentes licencias y autorizaciones. Un largo camino que culminó en mayo de 2018 cuando por fin comenzaron las obras.

«En la casa se están terminando las obras, por lo que a partir del 12 de julio se comienzan a vestir las salas con maquinaria y todo lo necesario para las terapias de los niños. En octubre, será cuando los pequeños entren a la casa para realizar sus diferentes terapias», concretan desde la Fundación.

La presidenta subraya que cuando comenzó el proyecto hace seis años, en Marbella existían cinco asociaciones que trabajaban en favor de la salud y bienestar social de menores con alguna discapacidad, enfermedad o trastorno (CADI, Adahimar, Adisol, Fibrosis Quística y Bubbles and Dreams), que carecían de un espacio donde poder atender a esos niños, por lo que el Ayuntamiento propuso que la Casa Global Gift diera soporte a estas organizaciones. Según afirma la propia María Bravo no lo pensó un momento y añadió a las cinco como beneficiarias del proyecto, pero matiza: «El objetivo es ayudar a niños con necesidades especiales y a sus familias, para mí es igual como se llame la ONG o si la persona con problemas no está afiliada a alguna. Casa Global Gift será un centro inclusivo de ayuda que no dejará de lado a ningún niño con problemas, sea cual sea su situación».

¿Cómo será la Casa Global Gift?

Una vez terminen de perfilarse a nivel constructivo los últimos detalles y se equipen las salas, el centro comenzará su trabajo. Este equipamiento multifuncional, planteado como la primera Casa Global Gift del mundo, se ha concebido como un centro de recursos para la infancia con espacios bien definidos.

La Casa Global Gift será un lugar donde las asociaciones podrán fijar su sede social y administrativa para todas las actividades de gestión y coordinación interna que necesitan realizar diariamente y, a su vez, espacio de acogida, atención e información a las familias que deseen recibir su orientación. También estará equipado con diferentes estancias donde desarrollar las actividades y terapias más básicas hasta las más complejas que la Fundación pueda aportar según el nivel económico de la misma.

Son cuatro las terapias básicas que ofrecerá el centro que se equipará con salas diferenciadas para ello. Sala de Psicología: donde ofrecer un diagnóstico, evaluación y mejora del desarrollo psicológico de los menores con discapacidad y/o enfermedad; Sala de Logopedia: donde se trabajará la prevención, evaluación e intervención terapéutica en todos los trastornos que afectan a la voz, el habla, el lenguaje y la deglución; Espacio para Formación: con el fin de organizar charlas, jornadas, seminarios y otro tipo de encuentros relacionados con la discapacidad y enfermedades raras para padres y profesionales; y por último, Cocina para realizar talleres y terapias con alimentos. Está demostrado que este tipo de actividades mejora la motricidad fina y acerca los alimentos de una forma divertida promoviendo la alimentación sana y las habilidades creativas. Los padres también utilizarán este espacio para recibir cursos de formación en recetas adaptadas a las necesidades de cada menor.

Otras terapias

Junto a estas terapias tradicionales, la Fundación se propone también poner en servicio una Sala de Fisioterapia para trabajar la motricidad, a través de diferentes maquinarias de última generación como Robowalk, Motomed Viva 2, Motomed Letto 2, Motomed Gracile, Robot Lokomat y Balance Vibration Vibrosphere. Con estas máquinas, cuyo valor conjunto es casi de 208.000 euros, los niños desarrollarán la movilidad de todo el cuerpo para paliar las dificultades asociadas a la discapacidad, afirmar el movimiento y promover el ejercicio físico que mejora la capacidad pulmonar y respiratoria.

Se prevé asimismo una Sala de Integración Sensorial para trabajar la motricidad gruesa, el sistema vestibular y el sistema propioceptivo de los menores mejorando el aprendizaje de movimientos que promueven la autonomía. La equipación de esta sala, que será novedosa en Andalucía, tiene un coste de más de 19.600 euros.

La Casa GlobalGift tendrá también una Unidad de Fibrosis Quística que contará con paneles de cobre revistiendo las paredes para, así, combatir la propagación de infecciones entre los afectados por esta enfermedad multisistémica y hereditaria. La instalación de esta Unidad tiene un coste de 22.331 euros. El equipamiento interior se completa con una Sala Multiusos donde desarrollar terapias novedosas como neurofeedback o musicoterapia.

En el exterior del inmueble se identifican varias zonas donde fomentar la actividad física, el juego y el deporte. Además, los más pequeños podrán participar en el cultivo y mantenimiento de varios huertos ecológicos y trabajar otras habilidades en una gran piscina terapéutica para hidroterapia.

Hasta la fecha la Fundación ha realizado una inversión de más de 500.000 euros en reformas para la adecuación de las instalaciones, a los que habrá que añadir los costes de equipamiento básico y específico que ascenderá a más de 250.000 euros, así como la adquisición de máquinas de última generación tan costosas como productivas. A todo lo anterior se suman los 35.000 euros en concepto de garantía por la concesión del inmueble por un total de 30 años.

El proyecto cuenta con una decena de patrocinadores oficiales que han donado desde servicios hasta materiales (Patricia Gómez Toledo –servicios de arquitectura–, Mármoles Monguemar, Galerías Comerciales La Cañada, Nicoe Design –trabajos de escayola y perlita–, Pinturas Mata, Leroy Merlin –suelos–, Saneamientos Puya –sanitarios y grifería de baño–, Salvador Sánchez Mateos –servicios de aparejador– y Aldecora –mobiliario–). Junto a ellos destacan benefactores particulares que están contribuyendo económicamente con el proyecto.