Así es el catálogo de juguetes «alternativo» editado por profesores de un colegio de Marbella

Así es el catálogo de juguetes «alternativo» editado por profesores de un colegio de Marbella

Los docentes apuestan esta Navidad por acudir a productos que fomenten la creatividad y favorezcan las relaciones entre niños y niñas de diferente edad, etnia y nacionalidad

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

«¿A quién no le ha pasado que tras hacer un esfuerzo por conseguir el súper juguete de moda (y casi hipotecarte en el intento) descubre que triunfa más la caja de cartón en la que va empaquetado? Además, toda la ilusión que se genera alrededor de la Navidad y los regalos vienen con una gran carga de estereotipos que seguirán acompañándonos toda la vida, no sólo en estas fechas». Este texto es parte de la introducción que los maestros y maestras del CEIP Pinolivo de Marbella, centro público de segundo ciclo de Educación Infantil, han incluido en su catálogo «alternativo, coeducativo, atemporal y de consumo responsable» que han editado y que en una semana lleva más de 10.000 descargas.

Los docentes han querido recoger en esta cuidada publicación una selección de aquellos materiales que los pequeños utilizan durante el curso en clase. «Materiales flexibles y abiertos, naturales y de calidad, poco estructurados que favorecen la imaginación y las relaciones entre niñas y niños de diversas edades, etnias, y nacionalidades. Materiales que sirven para crear y no para destruir, para inventar mundos nuevos, miles de historias y, en definitiva, para retar a esas grandes pequeñas mentes en cada momento».

El catálogo está estructurado por tipos de juegos y en cada sección se acompañada una explicación de la influencia de cada uno de estos juegos en el desarrollo de los pequeños, con fotografías realizadas por los propios maestros y maestras en clase con alumnos utilizando esos mismos materiales. Juegos de construcción, juegos artísticos (pinturas, barro, rotuladores para pizarra blanca, caballetes de madera, pinceles, cartulinas; juegos de lectura y escritura (letras de madera, tablero del letras, puzzles, máquina de escribir, libros); juegos de lógica y matemática (figuras geométricas encajables, tabla de números, regletas, legos, ajedrez, geoplanos); utensilios de manipulación sensorial y científica (harina, arroz, menaje de cocina, palitos de madera, arenero, moldes, arena, conchas, embudos, plastilina; retroproyector, piezas y tubos translúcidos); juegos de psicomotricidad gruesa (elásticos, cuerdas, colchonetas, tablas de equilibrio, aros, picas, bolos); juegos simbólicos y de imitación (animales de juguete, coches y carreteras, cocina de madera, alimentos de madera, muñecos bebés, biberones, disfraces, telas, caretas, pelucas); juegos musicales (pared musical, timbales, xilófono, triángulo, tubos de percusión, sartenes, ollas...). En definitiva, materiales de uso común, la gran mayoría de ellos, con los que los pequeños crean su propio mundo.

«La idea surgió para ofrecerle a nuestro alumnado otro tipo de catálogo en el que sí aparezcan los juguetes con los que juegan cada día en nuestro centro. Son juguetes libres de estereotipos de género, poco estructurados y que promueven un consumo responsable. Son los juegos que no aparecen en otro tipo de catálogos de grandes superficies y tiendas. Esos están llenos de colores rosas y azules para niñas y para niños, cuando eso en Pinolivo ni lo ven, ni lo queremos, ni nos gusta», explica Lola Latorre, maestra del centro e ideóloga del catálogo. «Es una forma de ofrecerle a la familia una orientación porque muchas están preocupadas por cómo inciden los juguetes en el desarrollo de sus niños y niñas y buscan alternativas», añade.

El catálogo completo

En el centro poco esperaban que su apuesta alternativa en esta Navidad acabara traspasando las fronteras no ya de la propia escuela, sino incluso de España. Las redes sociales han hecho llegar esta propuesta a muchos rincones. «Estamos sorprendidos por cómo se ha recibido el catálogo porque nuestra principal idea era que fuera dirigido sólo a nuestra comunidad educativa. La sorpresa ha sido que al subirlo a nuestra web ha llegado a muchos lugares, incluso fuera de España, con 10.000 visitas en pocos días», explica la docente, quien pone el acento en que «esto demuestra que aunque se hagan pequeñas cosas, pueden servir de referente en otros centros y en muchas familias, haciendo que entre todas y todos seamos capaces de poner nuestro granito de arena para conseguir una igualdad real para nuestra infancia».

 

Fotos

Vídeos