El Ayuntamiento aprueba la licencia de obras para la nueva planta de transferencia de residuos en Marbella

Planta de transferencia que se va a ampliar. :: j-lanza/
Planta de transferencia que se va a ampliar. :: j-lanza

Se ampliará el centro del que dispone la Mancomunidad para que pueda empezar a recibir restos de poda y escombros

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Marbella volverá a contar en breve con una planta de transferencia para residuos de construcción y poda, de la que carece desde que en abril de 2016 la empresa que gestionaba el único espacio disponible para el vertido de restos de poda y escombros decidiera de forma unilateral (y una vez que el Ayuntamiento clausuró por ilegal el vertedero anexo) dejar de operar y renunciar a la concesión. El Ayuntamiento marbellí ha dado luz verde en Junta de Gobierno Local a la licencia de obras que permitirá la ampliación de la planta de la que dispone la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental en la carretera de Ojén, de modo que en ella se puedan gestionar las más de 200.000 toneladas de estos restos, además de muebles, que genera la ciudad, según el dato aportado por el concejal responsable de Medio Ambiente, Manuel Cardeña.

Los trabajos, con un coste aproximado de 600.000 euros, serán asumidos por la empresa concesionaria de este servicio, Urbaser. Se trabaja con la vista puesta en un plazo de unos diez días para que comiencen las obras y de tres meses para la ejecución de las tareas necesarias para la ampliación.

Cardeña ha puesto el acento en que se ha realizado un trabajo «largo e importante para solventar este problema» indicando que, hasta el momento, y tras el cierre de la planta de tratamiento de Marbella, «hay que trasladar este tipo de residuos hasta Casares o, en el peor de los casos, se convierten en vertidos incontrolados en cunetas o arroyos, ensuciando la ciudad». En este sentido, ha indicado que tras la ampliación se podrán depositar en la planta de la carretera de Ojén, de donde se trasladarán a Casares para su tratamiento. «El Ayuntamiento de Marbella sólo pone a disposición de la Mancomunidad la competencia en la gestión de los residuos», señala el responsable municipal de Medio Ambiente, quien ha abundado en que se ha logrado la ampliación de la concesión de 6.000 metros cuadrados de monte público por parte de la Junta de Andalucía para poder aumentar la superficie de las instalaciones.

La medida permitirá minimizar los efectos de los vertederos incontrolados generados a raíz del cierre de la planta de tratamiento que existía en la ciudad. La ampliación programada consistirá en la creación de dos nuevas zonas, una para la transferencia de los residuos de la construcción, y otra para los residuos verdes. La primera de ellas estará ubicada en la parte Este, donde actualmente se encuentra el acceso a las instalaciones. La segunda, en la parte Oeste. Ninguna de estas dos zonas interferirán con la transferencia de residuos sólidos urbanos que viene realizando la planta, pero sí será necesaria una redistribución de zonas, como recoge la memoria descriptiva de la ampliación, a la que ha tenido acceso este periódico.

De forma paralela a estos trámites, el Ayuntamiento está trabajando en la puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento de residuos de Marbella, la que dejó de funcionar por el cierre unilateral de la empresa concesionaria tras el cierre del vertedero en tiempos del tripartito. «El objetivo es que en dos o tres años tengamos la posibilidad de que la administración mancomunada gestione también estas instalaciones», explica Manuel Cardeña, sin dejar de reconocer que el procedimiento (urbanístico y medioambiental) es largo y complejo. Además existe aún el litigio que mantienen en los juzgados la antigua concesionaria de esa planta con el Ayuntamiento al que le reclama una cantidad económica por el cese de actividad, que aunque fue de forma unilateral, lo achacaban al cierre del vertedero. Cardeña destacaba ayer que el Consistorio ha ganado el primera instancia ese pleito.

Más

 

Fotos

Vídeos