Arranca la consolidación del Trapiche del Prado, paso previo a la rehabilitación integral

Representantes municipales, con la alcaldesa a la cabeza, y técnicos, ayer en el Trapiche del Prado. /Josele-Lanza -
Representantes municipales, con la alcaldesa a la cabeza, y técnicos, ayer en el Trapiche del Prado. / Josele-Lanza -

Braco acomete las tareas que facilitarán la entrada de los especialistas que harán el diagnóstico guía para la recuperación del inmueble

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La suerte del Trapiche del Prado ha cambiado definitivamente. Por fin, han comenzado los trabajos de consolidación de este inmueble del siglo XVII, situado al norte del casco urbano de Marbella y guardián de valiosa información sobre la industria azucarera. El Ayuntamiento lidera esta intervención que ha adjudicado a la empresa Obras y Reformas Braco S.L. por 110.342 euros y un plazo de ejecución de dos meses. La actuación, que cuenta con los pertinentes permisos de la Delegación Territorial de Cultura de la Junta de Andalucía, tiene como objetivo habilitar las condiciones mínimas de seguridad y salubridad que permitan que un equipo de arquitectos y arqueólogos lleven a cabo las tareas de campo con las que elaborar un informe diagnóstico del edificio, documento imprescindible para redactar el ansiado Proyecto de Conservación del inmueble.

La intervención actual contempla el desbroce y limpieza de la vegetación que ha invadido la parcela, aplicándose herbicida en todo el conjunto y la tala de tres árboles de gran porte que están acelerando la destrucción de los restos. Como medida urgente se instalarán estabilizadores de fachadas en varios muros que presentan riesgo de colapso. Además, puesto que el vallado existente se ha demostrado insuficiente para evitar la entrada incontrolada de personas al interior de la propiedad y existiendo riesgo para la seguridad de personas y para el propio trapiche, se levantará un muro de cerramiento en todo el perímetro accesible de la parcela con una altura de 2,50 metros.

Asimismo, para facilitar la ejecución de los trabajos que se realicen, no sólo ahora, sino también en el futuro una vez que se redacte el Proyecto de Conservación, se plantea la construcción de una cancela para habilitar un nuevo acceso a la parcela desde el sur, alejada del tejido residencial, reduciendo así las molestias al vecindario.

El proyecto consultado subraya que puesto que se ha constatado que el estado de conservación del inmueble es malo, existiendo riesgo de caída de los elementos que constituyen la estructura horizontal que se conserva en la nave principal, se instalará un andamio tubular de volumen en la nave del molino hidráulico para proteger a los operarios en dicho espacio.

Por último, se protegerán las catas arqueológicas existentes en la parcela, cubriéndolas con geotextil y grava. En este caso, se ha previsto el soterramiento de unas catas excavadas en 2009 y que permanecen abiertas a día de hoy, tarea presupuestada en apenas 728 euros y que llevará a cabo el estudio de arqueología Arqueosur con permiso expreso de la delegación provincial de Cultura.

La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, que ostenta, además, la máxima responsabilidad en la delegación municipal de Cultura, subrayó ayer que los trabajos de consolidación de la azucarera abren la puerta a la futura recuperación del inmueble como equipamiento público. La primera edil afirmó que la voluntad del equipo de gobierno es «llevar a cabo la rehabilitación integral del Trapiche del Prado, inmueble icónico y único en distintos aspectos dentro del ámbito nacional», y hacerlo «con la misma seriedad» con la que se acometió la rehabilitación de los trapiches de Miraflores y Guadaiza.

La regidora realizó estas declaraciones durante la visita que giró ayer a la zona de actuación acompañada de la directora general de Cultura Carmen Díaz, el concejal de Obras, Javier García, y del arquitecto Rafael Pozo, responsable del proyecto de consolidación que se acomete.

Precisamente, este profesional explica que la citada ficha diagnóstica -a punto de ser contratada por el Ayuntamiento por un importe de 24.000 euros- marcará las prioridades para la conservación, mantenimiento y recuperación del edificio, además de cifrar de forma aproximada la inversión necesaria para llevar la rehabilitación a buen puerto. «El documento permitirá conocer el edificio a fondo y el estado en el que se encuentra y será el que marque el orden de intervención en el bien», resume el arquitecto.

Este profesional estima que una vez finalicen las tareas de consolidación que ahora se ejecutan, el trabajo de campo para la elaboración de la ficha puede demorarse hasta mes y medio, periodo al que habrá que sumarse otras tantas semanas de estudio y redacción del documento que dictaminará las lesiones y prioridades de los trabajos a realizar para la recuperación del trapiche, que en virtud de «la disponibilidad presupuestaria -dijo mirando a la alcaldesa-» podrá dividirse en fases o concentrarse en una única actuación.

Residencia

La alcaldesa se mostró comprometida con la iniciativa y recordó que la recuperación del trapiche corre paralela al otro gran proyecto municipal de ubicar en la parcela la primera residencia pública de mayores del municipio, proyecto para el que igualmente se han iniciado contactos con la delegación provincial de Cultura. En este sentido, subrayó que el equipo de gobierno ha destinado una partida de 9,5 millones de euros para la rehabilitación del inmueble y la construcción de la residencia, y confió que «en el plazo de tres meses no sólo puedan estar terminados los trabajos de consolidación, sino la ficha diagnóstica necesaria para que podamos sacar la licitación de la rehabilitación integral del trapiche, que en principio está valorada en algo más de cinco millones de euros».

Respecto a la construcción de una residencia de titularidad pública en algún punto de esta parcela de 12.000 metros cuadrados, la primera edil adelantó que se trabaja en un proyecto que case en altura y volumen con el trapiche, inmueble protegido. Muñoz explicó que aunque son proyectos distintos, la idea que baraja el equipo de gobierno es destinar una parte de la antigua azucarera, una vez rehabilitada, a espacios comunes de la residencia.

Más