Agreden a un conductor de autobús malagueño en La Línea por rozar un coche mal estacionado

Así quedó la luna lateral izquierda. /SUR
Así quedó la luna lateral izquierda. / SUR

La víctima sufre una fractura en su mano izquierda tras ser golpeado con el limpiaparabrisas del vehículo, cuyas lunas acabaron destrozadas

NIEVES CASTRO MarbellaFRANCISCO JIMÉNEZ Málaga

Fue un simple choque de carrocerías, pero acabó en el hospital por ello. Un conductor de autobús malagueño ha sido agredido en La Línea de la Concepción tras rozar a un vehículo particular en la maniobra de entrada a la estación gaditana. La víctima, empleado del Grupo Avanza, presenta una fractura en la mano izquierda y se valora su posible intervención quirúrgica, después de haber sido brutalmente golpeado con el limpiaparabrisas del autobús que conducía y cuyas lunas laterales quedaron totalmente destrozadas.

Los hechos ocurrieron este pasado martes, en torno a las ocho de la tarde, cuando este profesional que cubría la línea semidirecta Málaga-La Línea, con parada en el Aeropuerto, Marbella y Estepona, hacía entrada en la estación. Por un error de cálculo, el autobús de 13 metros de largo rozó en la maniobra de giro la trasera derecha de un coche particular que, al parecer, estaba mal aparcado con cuatro personas dentro.

Tras producirse el golpe, el dueño del utilitario respondió, presuntamente, con una inusitada violencia, bajándose del vehículo y vociferando: «¡Me vas a matar a la familia!», según relató uno de los testigos. El conductor, que había detenido previamente la marcha, rehusó bajar ante el aparente estado de nervios de su interlocutor, que acto seguido arrancó el limpiaparabrisas del autobús para utilizarlo a modo de látigo ante la mirada estupefacta de media docena de pasajeros que viajaban a bordo.

Estado del vehículo por dentro.
Estado del vehículo por dentro. / SUR

El presunto agresor, que, al parecer, se encontraba acompañado de una mujer y dos menores, consiguió resquebrajar la luna delantera y destrozar las laterales con la parte gruesa del limpiaparabrisas hasta llegar a la cabina del conductor, que acabó con un hueso fracturado en su mano izquierda. Fueron los pasajeros los que llamaron a la policía que finalmente consiguió reducir al atacante contra el que ya se ha presentado una denuncia por los daños.