Tribunales

El turista apuñalado en Los Álamos: «Fui a ver la playa, luego no recuerdo nada»

El procesado durante lel juicio celebrado este miércoles /Sur
El procesado durante lel juicio celebrado este miércoles / Sur

El joven alemán que recibió una puñalada en el corazón explica que estaba en el aeropuerto y aprovechó un tiempo que tenía que pasar en las instalaciones para ir acercarse hasta la costa

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Aquella madrugada habló con su hijo por Whatsapp. El joven estaba viajando y tenía tiempo entre un vuelo y otro en el aeropuerto de Málaga, por lo que aprovechó para acercarse a la costa. «Me dijo que estaba sentado en la playa, que hacía una temperatura muy agradable y que estaba escuchando música«. Fue el último mensaje que recibió, tras ello, quien se puso en contacto con él fue la Policía para informarle de que su hijo había sido apuñalado en el corazón, al parecer, para robarle las dos maletas que llevaba.

Así lo ha explicado el padre de la víctima de este caso, que se ha juzgado en la mañana de este miércoles en la Sección Novena de la Audiencia Provincial. El joven de 22 años también ha declarado, explicando que es alemán y que se encontraba en el aeropuerto de Málaga de paso.

El turista tenía que pasar un tiempo en las instalaciones aeroportuarias, por lo que decidió coger sus maletas y acercarse hasta la playa de Los Álamos para ver el mar. Ha relatado el camino que recorrió hasta que se sentó en la arena. Desde ese momento, ya no recuerda nada más de lo ocurrido.

Era la madrugada del 2 de diciembre de 2017 cuando una patrulla de la Policía Nacional lo encontró en la calle Camino de la Cizalla. Uno de los agentes ha explicado que vieron a la víctima tambalearse y pedirles ayuda mientras se señalaba el corazón.

No era lo único que señalaba. También lo hacía hacia el punto en el que estaba el procesado en esta causa, que se enfrenta a una petición fiscal de 13 años de prisión por estos hechos.

«Mientras mi compañero socorría y taponaba la herida a la víctima, el acusado venía hacia nosotros como un bulldozer, muy agresivo y nervioso. Tras ello, reconoció haber apuñalado al joven, con asco hacia la vida de este señor«, ha apuntado, a la vez que ha explicado que, tras escucharle, procedió a su arresto.

Los forenses han corroborado el argumento de la Fiscalía, que mantiene que la puñalada que recibió el turista en el corazón habría acabado con su vida de no ser por la rápida asistencia de los policías. En concreto, asegura que, sobre las 03.30 horas, el procesado se dirigió a la víctima con el objetivo de sustraerle las dos maletas que llevaba. Para conseguirlo y con el ánimo de acabar con su vida, le asestó una cuchillada en el pecho que le produjo una herida que le atravesó el corazón, según concreta el representante del Ministerio Público.

Considera al procesado responsable de los delitos de asesinato y de robo con violencia y uso de armas, ambos en grado de tentativa. Además, afirma que se da la circunstancia agravante de reincidencia, por lo que pide que se le impongan diez años por el primer delito y tres más por el segundo.

Por su parte, el procesado ha negado haber apuñalado y robado a la víctima. Ha explicado que aquella madrugada le vio en la playa, tambalearse y caer al suelo. Por ello, su abogado, David Armada, ha solicitado la libre absolución y, en su defecto, que sea condenado por un delito de homicidio en grado de tentativa.

Tras el juicio, en los pasillos de la Ciudad de la Justicia, una pareja de policías nacionales se ha acercado a la víctima. Eran los agentes que iban aquella madrugada patrullando por la zona, los que le salvaron la vida. No se habían vuelto a ver desde entonces. Se han estrechado la mano y se han despedido con una sonrisa. Ahora solo queda saber qué deciden los magistrados sobre lo ocurrido.