Selectividad se ajusta al guión

Estudiantes, en una de las aulas de la Facultad de Medicina, durante el examen de este martes. /ÑITO SALAS
Estudiantes, en una de las aulas de la Facultad de Medicina, durante el examen de este martes. / ÑITO SALAS

Temas previsibles en la primera jornada de exámenes: 'Los girasoles ciegos' y un artículo periodístico en Lengua, y la desamortización o la dictadura de Primo de Rivera, en Historia

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los exámenes no han sido tan difíciles, ni la selectividad tan fiera como la pintan. Aunque a primera hora los nervios estaban a flor de piel y la falta de sueño pasaba a algunos factura. También las retenciones incrementaron el nivel de ansiedad de estudiantes y familiares que utilizaron el vehículo particular. Pero la temida selectividad, ahora denominada prueba de evaluación para el acceso y la admisión a la universidad (PEvAU), se ha ajustado al guión previsto. «Es lo que hemos estado viendo en clase», señalaba uno de los tutores al final de la mañana. Tanto 'Los girasoles ciegos', la novela de Alberto Méndez, como la dictadura de Primo de Rivera «son temas que se trabajan mucho en las clases de preparación, son de los que caen», insistía. Por esto, la impresión generalizada de los alumnos tras este primer día de exámenes era de tranquilidad después de los nervios de los últimos días.

Entre el comentario de texto del libro y el artículo periodístico, Natalia Ruiz, del IES Mayorazgo, escogió el artículo porque «me pareció más sencillo». Llegó al examen «muy nerviosa, demasiado, me temblaba todo», pero en cuanto recibió el examen ya se relajó. Alba Delgado, del mismo instituto, también escogió el artículo, que le salió «muy bien», pero temía más al segundo examen, de inglés. Su compañero Daniel Heredia desarrolló en cambio las preguntas relacionadas con el libro de Alberto Méndez, aunque el análisis sintáctico de una de las frases del fragmento seleccionado no lo pudo terminar. En su caso, quiere estudiar la carrera militar.

En el descanso previo al examen de idioma, Ana Oroz y Paola Leiva repasaban curiosamente Historia. «Es la más difícil, con muchos temas», justificaban las jóvenes, estudiantes del Santa Rosa de Lima. Ana quiere estudiar Administración y Dirección de Empresas, y Paola se inclina por Educación Infantil.

Andrés Ruiz, de Salesianos, se mostró muy tranquilo, antes y después del examen. Quiere estudiar en el Conservatorio Superior y la selectividad la hace aunque no la necesita para sus estudios musicales. También estaba muy tranquilo Javier Zorzano, de la Universidad Laboral. Quiere estudiar Psicología y aseguró que los temas venían «bastante trabajados».

La Universidad de Málaga examina finalmente a 7.729 estudiantes, el 60% mujeres (4.594) y el 40% hombres (3.135). A la fase de admisión (la que sirve para subir nota) se presentan 962 alumnos, 623 mujeres y 339 hombres. Los que no superen esta convocatoria (el porcentaje de aprobados el año pasado fue del 92%) tendrán otra oportunidad en septiembre. En este caso, la convocatoria extraordinaria será los días 10, 11 y 12 de septiembre.