Las mujeres se inician antes que los hombres en el consumo de tabaco, alcohol y psicofármacos

Autoridades e integrantes de Proyecto Hombre, antes de la presentación del informe anual./SUR
Autoridades e integrantes de Proyecto Hombre, antes de la presentación del informe anual. / SUR

La memoria anual de Proyecto Hombre desvela un aumento en el tratamiento a jóvenes por adicciones a nuevas tecnologías y por problemas de conducta

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

Las mujeres se inician mayoritariamente antes que los hombres en el consumo de sustancias legales como el tabaco, el alcohol y los psicofármacos (se utilizan para combatir la ansiedad, la depresión y los trastornos mentales) ya que el 27% de ellas comienzan entre los 10 y los 14 años, mientras que los varones empiezan a hacerlo mayoritariamente a partir de los 15 años. Así se desprende de la memoria anual de 2018 del Proyecto Hombre en Málaga presentada esta mañana y que concluye que esta entidad, con 33 años de historia, atiende demandas cada vez más diversas en el campo de las adicciones.

El informe también revela que ha aumentado el tratamiento a jóvenes por adicciones y mal uso de las nuevas tecnologías (móviles, tabletas y redes sociales) y por problemas de conducta (comportamientos disruptivos). Es lo que se llama adicciones sin sustancia y ha pasado de un 8% en 2016 a un casi un 30% en 2018. «Ya no sólo tienen un comportamiento disruptivo, sino que, además, hacen un mal uso de las nuevas tecnologías. Muchos de los menores que llegan, y cuyo principal problema no es ese, al final nos damos cuenta de que, a la hora de la verdad, ese es el problema encubierto o está, al menos, asociado la violencia, abandono o fracaso escolar«, ha destacado la directora de Proyecto Hombre, Belén Pardo.

Durante el pasado año, Proyecto Hombre atendió en la provincia a 612 personas (459 hombres y 153 mujeres) de las que 392 lo fueron en el programa base -dirigido a personas con graves trastornos personales, familiares, sociales y laborales ocasionados por su adicción-; 85 en el programa nocturno para personas que teniendo una adicción cuentan con una alta motivación al cambio y tienen una estructura familiar, social y laboral; 34 en apoyo joven de entre 18 y 25 años; 36 en el programa estima enfocado a la atención de mujeres; y 65 en el programa de menores.

La sustancia principal de consumo es la cocaína con un 46,6% de media de las personas que acuden al programa base y al nocturno, mientras que hay un porcentaje de consumo alto de cannabis en los programas de edades más tempranas y de alcohol, según la memoria presentada por Pardo, en una rueda de prensa donde ha estado acompañado por el vicario general de la diócesis, José Antonio Sánchez Herrera, el acalde de la capital, Francisco de la Torre, el delegado de Salud de la Junta, Carlos Bautista, el vicepresidente de la Fundación Cesma, Juan Serrano, y el director académico de la Fundación de la Universidad de Málaga, Antonio Lara.

El patrón de empleo de la mayoría de las personas atendidas es un varón que trabaja la jornada completa (70,24%) y las mujeres también son mayoría con este perfil, aunque se reduce a un 44,24% aumentando las que tienen adicciones y tienen jornadas parciales (24%) y las que se dedican en exclusiva a las tareas domésticas por estar en desempleo (18,4%).

Un total de 63 personas finalizaron con éxito alguno de los programas de Proyecto Hombre durante 2018. Un año en el que en materia de prevención escolar y familiar, se desarrollaron programas en 88 centros escolares (el 60% de ellos concertados/privados y el resto públicos), en los que participaron 15.734 alumnos y se formó a 698 profesores; además se trabajó con 8.040 familias.

Durante sus intervenciones, Francisco de la Torre ha incidido en la importancia de la prevención y por ello ha abogado por la necesidad de comprometer más recursos. Carlos Bautista, por su parte, ha destacado que las subvenciones que da la administración «a esta labor tan magnífica» es su Responsabilidad Social Corporativa y ha incidido en la «labor impagable» mientras que Antonio Lara ha animado a otras instituciones y organizaciones privadas a colaborar con el trabajo de una organización que, como ha recordado José Antonio Sánchez Herrera, pertenece a la iglesia católica.