Málaga suma 7.900 parados en el primer trimestre del año

Málaga suma 7.900 parados en el primer trimestre del año

La tasa de desempleo sube al 17,46 por ciento según la Encuesta de Población Activa

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El primer trimestre del año ha empezado como un borrón para el empleo en la provincia. Según se desprende de los datos publicados por la Encuesta de Población Activa, Málaga ha ganado 7.900 nuevos parados entre enero y marzo y ha elevado su tasa de desempleo hasta el 17,46 por ciento. Aunque los datos comparativos con el mismo periodo del año pasado son claramente positivos –hay 51.100 ocupados más–, el documento del Instituto Nacional de Estadística señala que la provincia concluyó el trimestre con 136.900 demandantes de empleo frente a los 129.000 que había a finales del año pasado. Del mismo modo también ha caído en 3.000 el número de nuevos ocupados.

Estos malos datos han provocado que la tasa de desempleo ascienda hasta el 17,46%, sobre todo debido al aumento de la población activa (+4.800) y al descenso de la ocupada (-3.000). En este cómputo es especialmente significativo el crecimiento del número parados que buscan su primer empleo en la provincia, que durante los tres primeros meses alcanzó la cifra de 10.800 personas (+2.100 respecto al trimestre anterior).

Por sectores de actividad, los que mejor han respondido en este periodo han sido la construcción y la industria, ya que en ambos ha aumentado el porcentaje de ocupación (en la construcción ha pasado del 9,2 al 9,7), frente al sector servicios (con un descenso de 5.800 personas) y, en menor medida, la agricultura. En esta ocasión cabría culpabilizar a la Semana Santa tardía que se ha vivido este año, lo que perjudicado sobre todo a las contrataciones en hostelería.

A tenor de estos datos, Málaga se ha situado en el vagón de cola de la comunidad andaluza, ya que junto a Sevilla y Cádiz son las únicas que han perdido población ocupada. De hecho, a nivel global el número de empleados aumentó en la región en 15.900 personas hasta situarse en 3.106.200 millones, y la cifra de parados alcanza los 829.500, el 21,08% de la población total. En términos relativos, Andalucía figura entre las comunidades con mayor aumento trimestral del empleo, con el 0,52%, sólo superada por Extremadura y País Vasco. Además, también se incluye entre las comunidades que incrementan su ocupación en el último año por delante de Cataluña y de la Comunidad de Madrid.

Políticas de empleo

Desde la Confederación de Empresarios de Málaga consideran que el aumento del paro en el primer trimestre del año es algo que suele suceder en Málaga, al coincidir con la temporada previa a la época turística, y por ello destacan la evolución favorable en la perspectiva interanual. A tenor de los datos consideran preciso aumentar esfuerzos para consolidar el ritmo de generación de empleo de los últimos años «con estrategias orientadas a combatir la temporalidad e impulsar el desarrollo del tejido productivo».

En el lado contrario, la secretaria de Empleo y Formación de Comisiones Obreras en Málaga, Patricia Laguna, ha lamentado que el mercado laboral malagueño está estancado. «Es necesario activar políticas activas de empleo y erradicar la situación de pobreza y precariedad laboral que sufren miles de personas», ha dicho. Del mismo modo, desde UGT han valorado de forma negativa la cifra de parados que se acumula en la provincia, ya que Málaga es la quinta de España después de Barcelona, Valencia, Sevilla, y Cádiz con mayor número de desempleados, y la tercera de Andalucía. Para ellos «el drama del desempleo debe atacarse desde una perspectiva global y a través de un proyecto ambicioso de cambio de modelo».

A nivel andaluz, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha resaltado que la comunidad «lidera» la creación de empleo en el último trimestre, mientras que en España se destruye. Aprovechando un acto de campaña celebrado en Córdoba, Moreno ha señalado la «casualidad» que supone que la publicación de la EPA «coincida» con la puesta en marcha del nuevo Gobierno en Andalucía.

Más

La construcción sigue disparada y crea cuatro veces más empleo que la industria

Las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) más electoral de los últimos tiempos han sorprendido positivamente. Y no porque los datos sean buenos, algo que no sucede en un primer trimestre desde 2007, sino por ser menos malos de lo que se esperaba y mejores que un año atrás. En los tres primeros meses del ejercicio de nuevo se destruyeron puestos de trabajo, concretamente 93.400, lo que supone 30.600 menos que en el mismo periodo de 2018 pero 23.000 más que en 2017, según el INE.

Cabe mencionar que este trimestre tenía un factor desfavorable: la Semana Santa se retrasó hasta abril, por lo que ese número de contratos extra que se suman en esta época vacacional no se han incorporado en esta EPA y se reflejarán en la siguiente. Además, los analistas temían que la fuerte subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) impactara negativamente en la creación de empleo y pronosticaban unas cifras peores que un año atrás. No ha sido así y la ministra de Economía, Nadia Calviño, sacó pecho de «estos datos muy positivos» en una rueda de prensa en la que explicó que «por el momento» no se puede extraer «ninguna conclusión negativa» por el alza del SMI, puesto que las tendencias que se observan son «muy similares a los ejercicios anteriores».

Para mostrar «el notable dinamismo» que –a juicio de la ministra– mantiene el mercado laboral, destacó que el empleo aumentó en el último año en 596.900 personas, la cifra más elevada de los últimos doce años.